Icono del sitio El Rincón de Suenminoe

La huída, by Neus Sintes

Anuncios

Después de muchos intento por huir de la casa donde residía. Sin logro alguno. Decaída y maldiciendo su mala suerte en este mundo. Una noche de tantas otras despertó acalorada por las pesadillas que la atormentaban. Oía los gritos de sus padres resonar frecuentemente en la vivienda, mientras los vecinos se quejaban constantemente, Tanya derramaba lagrimas sin cesar, al ver la violencia constante que en en su casa frecuentaba.

Sus ojos se habían acostumbrado a la oscuridad de una vida de tinieblas. Su vida se derrumbaba a cada paso, a cada instante. Quería huir, sin ser consciente de las consecuencias que podría tener. Tanya no sabía cuántas denuncias habían puesto los vecinos, quejándose de los ruidos y destrozos.

Una noche dejaron a Tanya sola en la casa. El silencio le era nuevo para ella. Incluso agradable. Aunque sabía que duraría para siempre. Solo había una solución. Huir sin dejar huellas, sin dejar rastro de su paradero ni de su atroz vida anterior. Ahora o nunca.

Del cajón de la mesita de noche de su padre, sabía que allí guardaba su cenicero junto al montón de tabaco que guardaba. Encendió el fuego, y lo dejó arder, mientras se alejaba de allí, para siempre.

Salir de la versión móvil