Cansada de estar cansada; cómo uno lo escucha. Llevaba viviendo una vida tan monótona que el cansancio se convirtió en parte de una rutina más. La sensación de encontrarme cansada sin haber hecho el mínimo esfuerzo, el ir arrastrar los pies, como si éstos hubieran andado mucho, cuando apenas habían salido de la casa.

No hay nada peor que la sensación de sentirse así, sin motivo alguno, sin necesidad.
Decidí cambiar la rutina en la que estaba viviendo. Ahora mismo no tenia motivo alguno para estarlo y allí me encontraba. Echada en el sofá con un peso en el cuerpo.