• Mar. Nov 24th, 2020

El Rincón de Suenminoe

En el soñador vida y sueño coinciden

Etiquetas principales

La historia de Nancy la Solitaria, by Neus Sintes

Porsuenminoe

Abr 15, 2020

Sentado en mi escritorio, posando las yemas de los dedos sobre las teclas del portátil y una taza de café aún caliente, voy a narrar la verdadera historia de hace varios años atrás en la historia, cuando todavía la tecnología no formaba parte de nuestra Era. Remontándome a la época en que las hechiceras o adivinas eran consideradas brujas por el mero hecho de adivinar o poseer poderes sobrenaturales a ojos de la gente del poblado.

En base a mi experiencia como investigador y vividor de esta historia, fui testigo de la historia de Nancy; la Solitaria.

Había terminado mis estudios de investigador y me destinaron al Sur, donde se habían oído rumores de la existencia de una niña con poderes sobrenaturales, cuyos ojos habían visto el terror en la hoguera mientras capturaban a su madre y hermana por practicar conjuros de magia.

Ambas sabían que era peligroso y más en la aldea donde la gente podía verlas o intuir que sucedían extraños poderes en la casa, pero aún así se arriesgaron, haciendo caso omiso a las advertencias de Nancy la hermana pequeña.

Una noche una vecina oyó extrañas voces que invocaban a Espíritus. Ésta fue avisar al párraco, mientras Nancy lo detectó. Intentó avisar a su madre y hermana pero no le hicieron caso y a los pocos minutos el párroco junto a algunos vecinos entraron en la casa. Arrastraron a las mujeres, considerándolas unas brujas del mal.

Nancy pudo esconderse bajo los matorrales de un helecho que tenían en el patio trasero, viendo como se llevaban a su familia sin ella poder hacer nada. No le habían enseñado nada de la magia que experimentaban, siempre le habían mantenido al margen de sus cosas. Era como si no existiera. Invisible a su familia. Siempre se había sentido sola. Y ahora lo estaba más que nunca.

Mientras sus ojos veían cómo en cenizas se transformaban a base de gritos de dolor y súplicas. Cuando los aldeanos entraron en sus casas ya había anochecido. Nancy salió de la casa para ver el terror en sus ojos.

Lo que no sabía Nancy era que conllevaba dentro de su ser un poder mucho mayor que la de su madre y la de su hermana. Sus ojos invadieron temor a todos los aldeanos, cuando por las noches caminaba descalza hasta el lugar en donde las muertes se produjeron. Su mirada invadía miedo a quien se acercara y todos se aislaron de ella. A raíz de entonces la conocían como Nancy; la Solitaria.

Con el paso del tiempo aprendió de los libros de magia, sin que nadie se percatara de ello, con el fin de no terminar como su familia. Aprendió a controlar sus emociones y su mente. A dominar los objetos con la mente e invocar a Espíritus que la ayudaran en el camino.

Pero un día, al invocar a los Espíritus le apareció el de su madre y su hermana. Aparecieron sin más, sin dar motivo alguno. Se la quedaron mirando, con rabia y telepáticamente le transmitieron la rabia que sentían al ver que Nancy se había convertido todavía más poderosa de lo que fueron ellas en vida.

Nancy; la solitaria corría peligro de permanecer en la casa. Demasiados recuerdos invocaban a que volvieran a reaparecer. Bajo un conjuro de magia negra invocó a su hermana y a su madre a la misma hora de su muerte en el lugar en que fueron quemadas vivas por considerarlas brujas.

El viento aullaba. Su melena oscura y tez tostada se mezclaba con la noche, mientras su mirada de color verde esmeralda era penetrante. De sus labios surgieron las palabras que la harían ser libre: «Desapareced de mi vida. En vida no me queríais y ahora que soy más poderosa que vosotras, me queréis para que os retorne a la vida.». Me llaman Nancy; la solitaria. Me voy del poblado. Quemare esta cabaña y me iré lejos. Desapareced. Huid. Almas errantes.

Dicho esto a la madrugada Nancy hizo arder en llamas la cabaña, haciendo creer a los aldeanos que ella estaba dentro…Nancy se había ido bastante lejos, a las montañas. Donde nadie le molestaría jamás.

No me preguntéis cuántos años tengo. Demasiados tal vez, hasta yo he perdido la cuenta, a pesar de mi apariencia Juvenil. Si lo que pensáis es que no soy un mortal como los demás; lo habéis adivinado. Soy un inmortal. Un vampiro viviendo entre mortales. A veces las apariencias engañan, amigos míos.

A mi lado queridos míos, Nancy se encuentra bajo mi tutela. Me convertí en su mentor y ella en mi pupila desde el día en que en las altas montañas me invocó, convirtiéndola en una vampira. Nancy; la solitaria la llamaban, pero ahora tiene toda la Eternidad para ser aún más poderosa de lo que es.

suenminoe

Me encanta escribir y sumergirme en mundos paralelos al nuestro. Recorrer el mundo a través de las palabras. Dejarse llevar por el fruto de la imaginación.

4 comentarios en «La historia de Nancy la Solitaria, by Neus Sintes»