El sueño de Leila siempre fue poder volar. No imaginó que su sueño se pudiera hacer realidad. Pasaron los años y cuando cumplió la mayoría de edad un ataque de pájaros, invadieron la ciudad. Eran de gran tamaño y apenas podían verse con claridad. Iban a una velocidad extremadamente rápida. Veloces para el ojo humano.

Cuando el ataque de los supuestos pájaros se esfumaron. Leila percibió como la mirada de uno de ellos la observaba desde su escondite. Había algo en el que hacía no temerle, deseaba conocerle, por una extraña razón que ni siquiera ella sabía explicar. Las calles quedaron desiertas, la gente se había esparcido y refugiado en sus hogares. Menos Leila. Quería saber qué eran en realidad,, a sabiendas de que se enfrentaba, tal vez a un peligroso rival.

—Leila, Leila… Una voz empezó a recitar su nombre con insistencia
—¿Quién habla? —preguntó Leila sin miedo

Un ángel de alas negras apareció entre las sombras, acercándose a Leila. La empezó a observar quien observa a un ser preciado.

—¿de qué me conoces? —preguntó con recelo
—Si tu supieras, Leila…Si tu supieras quien eres en realidad. Mi nombre es Morgan, provenga de los infiernos. Junto con los demás hemos volado hasta poder encontrarte. Somos la unión de los ángeles caídos, pero nos falta nuestra Elegida para formar un Todo. La elegida eres tú.
—¿Yo? —dijo apretando los puños para poder defenderse.
—Leila, te hemos buscado por cielo y por tierra. Por mar y hasta los sitios que jamás creerías posibles. Eres nuestra aliada, nuestra hermana para formar nuestra especie.
—¿Cómo sé lo que estás diciendo es cierto? —preguntó de nuevo

Entonces se miró las palmas de las manos y percibió en su espalda como dos alas negras, grandes y hermosas resplandecían en la noche, justo cuando la luna hacia su aparición. Todo los demás ángeles, reaparecieron ante ella, postrándose de rodillas. Leila no sabía que decir. Su cuerpo estaba cambiando y su forma humana era diferente.

—Eres nuestra elegida. — asintieron
Visitó por última vez la tumba de su padre y alzó el vuelo junto con los demás.