Icono del sitio El Rincón de Suenminoe

Cielo gris, by Neus Sintes

Anuncios

El cielo se tiñó de gris y una angustia se apoderó de Dunia, cuando el avión se preparaba para aterrizar en el aeropuerto de Perú. Su ciudad natal y la de su padre. Dereck no soltó la mano de Dunia en ningún momento. Se encontraba preocupado. Tras la pérdida de su padre, no había vuelto a ser la misma. Había intentado por todos sus medios, hacerla sonreír o simplemente hacerla sentir algo mejor y desviarla de sus pensamientos. Pensamientos ocultos que solo ella guardaba en su mente y que no podía compartir con nadie. Llevaba el dolor por la pérdida en su interior, lleno de rabia e impotencia.   

Enterraron junto al sauce las cenizas que su padre hubiera deseado. Lágrimas empezaron a surcar por sus mejillas. Desolada, se llevó un almíbar a la boca para reponer las pocas fuerzas que le habían quedado, por insistencia de Dereck. 

Cuando regresaron de nuevo a su casa, Dereck se reunió una tarde en busca de algo o alguien que pudiera mitigar el dolor de su amada. Recordó la confianza que había depositado en su vecina. Una tarde se reúne con Leslie, en busca de respuestas qué hallar para saber cómo ayudar a su amada Dunia. No soportaba verla abstraída y distante. Solitaria.

Leslie tan solo pudo darle algún consejo de qué hacer. Pero por desgracia, desde lo ocurrido, no había vuelto a aparecer por su casa. Ella también la añoraba, así como extrañaba su comportamiento. Pero había personas que buscaban el duelo en el aislamiento y otras en los demás.

Salir de la versión móvil