El jurado había preparado una pregunta que sería el remate final. tres preguntas a cada una de ellas; en esa pregunta estaba la que se ganaría el puesto a Miss.

El concurso llegaba a su fin. El suspense podía percibir en el ambiente, oyéndose pequeños susurros de la gente, impacientes por saber cual de las tres sería la ganadora. En sus rostros se veía la tensión acumulada, como si estuvieran aguantando la respiración o les faltara el aire.

Samanta, Claudia y Nadia eran las tres finalistas. Solo una sería la ganadora a Miss. Las tres se encontraban en medio del escenario, sonriendo al público y a sus admiradores desde las cámaras.

Samanta y Claudia gozaban de un status social de nivel alto. Nacidas ambas en familias de alta cuna, nunca le faltó de nada. Samanta era la típica niña consentida, de padres unidos por un solo fin; el dinero. Se había presentado a Miss, sabiendo a ciencia cierta que sería la ganadora. Llevaba un sin fn de operaciones para ser la más hermosa. Desde aumento de pechos, labios más carnoso y algunos otros retoques que se había realizado con el tiempo.

En cambio Claudia vivía con su madre. Su padre falleció en circunstancias desconocidas, aunque la verdad estaba reflejada en la mirada de su madre, quien años atrás fue la culpable de su muerte. De esta forma madre e hija pudieron gozar de todos los bienes que el padre de Claudia les dejó a ambas. Ambas gozaban de la vida, como si ésta les perteneciera. Lo tenía todo y deseaban ser las mejores en todo. Para Claudia la palabra «perder» ni «derrota» no existía en su vocabulario. Había tenido en su madre a una gran maestra.

Y la tercera finalista era Nadia. Venía de una familia donde se habían tenido que ganar ellos la vida. Nadie les regalo nada y lo que tenían era el sustento del trabajo realizado. Venida de una familia humilde, se había presentado por que sus padres no dejaban de insistir en que fuera. Sabían que su hija era hermosa y que tenía posibilidades de ganar. Ahorraron un dinero e hicieron que pudiera asistir. Nadia, les debía mucho. Antes de marchar su padre le dijo unas palabras que le marcaron e hicieron reflexionar: Sé tú misma. No cambies.

Los focos se centraron en las tres finalistas aclamadas por el público. El jurado seleccionado era uno de los mejores, compuesto por Daniel, Tanya y Santiago.

__Para finalizar tenemos una pregunta que haceros a cada una de las tres. __dijo Tanya a las tres finalistas mirando sus rostros de sorpresa, sobre todo Samanta y Claudia eran las que más se sobresaltaron. Nadia permaneció en su lugar, serena y tranquila. Se sorprendió más por la reacción de sus dos compañeras que por la pregunta que les tenía que formular el jurado.

__¡Calma, calma! __exclamó Daniel, intentando suavizar el ambiente.

Cuando se hizo el silencio, Santiago fue quien formuló las preguntas.

__Samanta ¿Qué opinas de las relaciones amorosas?

Es muy sencillo, cada uno puede estar con quien desee, sobre todo teniendo belleza y dinero se puede conseguir lo que uno desee.

__Claudia ¿Cómo  o que es lo que impulsó apuntarte a Miss?

__Muy fácil, soy bella, y tengo recursos para poder hacerme todas las operaciones que quiera para ser la mas hermosa y poder convertirme en la Miss que sé que vosotros queráis que sea.

__Nadia ¿Qué cualidades tiene que tener una Miss?

Una Miss, debe ser natural, ser uno misma. Tener la autosuficiencia de poder gozar de una belleza, sin necesidad de ser operada. porque eso a mi parecer, no es natural. Además, tengo que decir que la belleza no solo se encuentra en nuestra cara o en nuestro cuerpo, sino que la belleza verdadera se encuentra en el interior. Si una persona es bella por dentro lo será por fuera. Si es natural, será uno misma, con opiniones propias y con una mente clara y lista.

__Bueno, bueno. Sabias palabras de nuestras tres finalistas. El jurado no dejaba de observar a Nadia. Se encontraban en la decisión final.

El silencio se percibió en el ambiente. El jurado se miró a los ojos. Las palabras de Nadia habían calado hondo. Veían a una Miss que no solo poseía belleza por fuera sino por dentro, se la veía trabajadora y lista. Y la naturalidad le hacía diferente a las demás. Cualidades que pocas veces habían podido encontrar en una Miss.

__Muy bien, dijo Tanya. Tenemos a la finalista de este año. Su nombre es: Nadia

Claudia y Samanta se deshicieron en lágrimas y maldiciendo a Nadia. Los de seguridad tuvieron que actuar alejándolas del plató.

Nadia a su vez, agradeció a todos los presentes y en especial a su familia, por confiar en ella. Nadia fue una gran Miss, que se dedicó no solo a la belleza, sino a seguir siendo ella misma. Siguió trabajando y nunca dejó de ser ella misma, como bien, le dijo su padre en su día. Esas palabras aún en su mente seguían clavadas. Sé tú misma. No cambies nunca.

Por suenminoe

Me encanta escribir y sumergirme en mundos paralelos al nuestro. Recorrer el mundo a través de las palabras. Dejarse llevar por el fruto de la imaginación.

A %d blogueros les gusta esto: