Somos como piezas de ajedrez. La vida es un juego en el que nos movemos en bandos diferentes. Alice y Pierce se miraban a los ojos, frente a frente. En silencio. Pensando en el movimiento que hacer, y en el que podría hacer su contrincante. ¿En que estrategia pensaba Alice? y ¿en cual Pierce?.

Sus vidas se encontraban en el tablero. Adictos a un juego que desde niños empezaron a practicar como amigos y que la vida les llevo a enfrentarse, convirtiéndolos en enemigos en el juego. El juego de su vida.

Lo que antaño fueron los mejores amigos, a través del juego. Ahora, convertidos en adultos, se veían enfrentados por el juego que de pequeños les unió. Rivales en el juego, rivales en la vida.

Por suenminoe

Me encanta escribir y sumergirme en mundos paralelos al nuestro. Recorrer el mundo a través de las palabras. Dejarse llevar por el fruto de la imaginación.

A %d blogueros les gusta esto: