Es hora de partir. De dejar atrás mis horas de estudiante en esta habitación, que fue mi guarida, donde habitaba junto a mi compañera la soledad. Pocas son las pertenencias que me llevo conmigo.

Tan solo me llevo de esta habitación el recuerdo del cuadro que colgaba en la pared. Pinceladas que en su día me atreví a pintar. El rostro de la mujer que amé. Mirando hacía a la ventana me despido. Porque ha sido el espejo que me dejaba ver tu la belleza que afuera me rodeaba.

En ella estaba mi amada. Hasta que la vi partir de la mano, con otro. Ahora soy yo el que partiré para no volver.

Por suenminoe

Me encanta escribir y sumergirme en mundos paralelos al nuestro. Recorrer el mundo a través de las palabras. Dejarse llevar por el fruto de la imaginación.