Existen muchas cicatrices, las que son visibles al ojo humano y las invisibles, pero persistentes, Aquellas que perduran, durante toda la vida. O esperando a que sanen alguna vez, con pocas posibilidades.
Las cicatrices del alma, están dentro de de cada uno de nosotros: hay una batalla entre dos lobos. Uno es Malvado, que es la ira, la envidia, el resentimiento, la inferioridad, las mentiras y el ego.
El otro, es Benévolo; que es la dicha, la paz, el amor, la esperanza, la humildad, la bondad, a empatía, la verdad.
La pregunta es ¿Quién gana?, – la respuesta es fácil: a quien más alimentes.

Por suenminoe

Me encanta escribir y sumergirme en mundos paralelos al nuestro. Recorrer el mundo a través de las palabras. Dejarse llevar por el fruto de la imaginación.