Nacida entre villanos. Zoe, desde muy pequeña conoció y aprendió de las malicias villanas de sus hermanos mayores. Era la menor de cuatro hermanos varones. La única chica de la familia. De tez blanca y cabellos oscuros, siempre con su vestimenta de cuero, acechaba con su mirada; con esos azules, los que heredó de su difunta madre, que no tuvo lo suerte de conocer en vida. Según su padre, falleció, cuando daba a luz a Zoe.

La ira y la maldad habían formado siempre parte de su vida. En su familia, era el pan de cada día. Para comer, aprendió a robar. Fue una de sus primeras enseñanzas que aprendió desde pequeña. Más un sinfín de las que siguieron a continuación. Sus hermanos fueron un gran ejemplo a seguir. Ahora, a sus veinte años, sentía el poder en sus manos, en su mente y en su frío corazón.

¿Amor? – o cualquier sinónimo relacionado, no existía en su vocabulario. Había aprendido de la villanía como su forma de vida. Su lado oscuro siempre había estado presente. No temía a la muerte, de hecho, la vida no era nada fácil y mucho menos, para los villanos.

Había visto derramar demasiada sangre. Sangre de sus enemigos. Sabía luchar, gracias al entreno diario que hacía con sus hermanos y que luego ella siguió por su cuenta. Se consideraba invencible, hasta el punto de que la gente al verla, se alejaban de ella, Su presencia era el reflejo del miedo, de la maldad que corría por sus venas.

En el silencio sepulcral de la noche, si percibís una ligera y fría brisa, es que Zoe la villana, se encuentra cerca…

 

Por suenminoe

Me encanta escribir y sumergirme en mundos paralelos al nuestro. Recorrer el mundo a través de las palabras. Dejarse llevar por el fruto de la imaginación.