Mi nombre es Dickens. Casi todos me temen, porque soy el que resucitó de entre los muertos, para convertirme en un alma mucho más fuerte y poderosa. Hace un año, mi esposa me arrojó por un acantilado, sin piedad. Vi la furia en sus ojos al saber de mis infidelidades. No tuve tiempo para suplicar por una segunda oportunidad y pedirle perdón por todo el daño causado.

Durante mi caída, lo último que vieron mis ojos fue a un hombre a su lado, semidesnudo. Con apenas unos vaqueros puestos y besándola. Comprendí que no había sido el único que le había sido infiel. La luz celestial se quiso apoderar de mi, pero no acepté todavía entrar en el Cielo. Mi vida no había terminado. Aún no. Tenía deudas que saldar.

Durante un año resucité de la caída que me produjo graves heridas. Fui acogido por una tribu hindú, quien me salvó de la muerte. Sus hierbas y esencias curativas fueron el milagro de mi nuevo renacer. Nunca sabré cómo agradecerles a esa tribu el que me salvaran de una muerte segura.

Ellos fueron los primeros en verme con otros ojos. A raíz de entonces, me he convertido en leyenda. Viajo junto a mi águila en mi hombro y mi fiel compañero; lobo. Muchos me conocen por mi nombre, otros, en cambio, hablan de que me han visto entre la sombras. Cuando pronuncian mi nombre, saben que soy el hombre que resucitó de los muertos.

 

 

Por suenminoe

Me encanta escribir y sumergirme en mundos paralelos al nuestro. Recorrer el mundo a través de las palabras. Dejarse llevar por el fruto de la imaginación.