El cielo se nubló repentinamente. El sol de verano desapareció ante nuestros ojos. Nos encontrábamos de regreso a casa, después de pasar un día maravilloso en la playa. Donde el sol había sido el protagonista del día.

Ahora, en la carretera, en el cielo se podía ver una capa de nubes negras, persiguiendo a nuestras espaldas. Parecía que se acercaba una tormenta. Una que no olvidaríamos jamás.

Mi novia empezaba a sentirse aterrada, lo podía percibir por su piel erizada. No precisamente de frío, sino de miedo. Nuestros amigos en la parte de atrás estaban revoltosos, como chiquillos impacientes por regresar a sus hogares.

Encendí la radio para calmar el ambiente y lo primero que escuchamos fue el final de una banda sonora, dando paso a las noticias.

Buenas tardes a todos los oyentes. Me comunican los de meteorología que todos aquellos que se encuentren conduciendo o fuera de sus hogares, se refugien en ellos. Es posible que dentro de unas pocas horas se aproxime un huracán. El primero que hemos tenido. Por lo que no estamos preparados para hacer nada, frente a este fenómeno.

Las telecomunicaciones tal vez se corten por el mal tiempo. Hagan el favor, a todos los oyentes que escuchen este mensaje. Corran hacía sus casas y no salgan de ellas, hasta que seamos conscientes de que haya pasado. 

Nos encontramos actualmente en peligro. Repito, vuelvan a sus hogares. – Click –  

Nos acechaba un huracán. Se había cortado la comunicación de la radio. Aceleré el vehículo todo lo que pude para pode regresar a nuestros hogares, si es que sobrevivíamos.

Por suenminoe

Me encanta escribir y sumergirme en mundos paralelos al nuestro. Recorrer el mundo a través de las palabras. Dejarse llevar por el fruto de la imaginación.