Apoyado, en una de las columnas que daban acceso a la salida del edificio, se encontraba en las sombras, una silueta varonil , cuyo sombrero le cubría el rostro, sin poder apreciar de quien se trataba. Parecía despreocupado, absorto en sus propios pensamientos, sin preocuparle ser visto o no. Al lado de sus pies, reposaba su maletín.

Desde la oficina de las cámaras de seguridad de la que era encargada todos los trabajadores se habían marchado, excepto aquel hombre, que aún seguía en el pasillo. Sabía que era observado. Que en el edificio había cámaras de seguridad. Parecía no importarle.

Me intrigaba saber de quien se trataba, pero su sombrero de ala me impedía ver sus ojos. Sabía que había muchos trabajadores, pero ese en especial, me intrigaba por su posición en la que estaba. Apoyado contra la pared de mármol fría. Parecía estar esperando, meditando en alguna cosa, o tal vez en alguien.

Seguí observando a través de las cámaras, hasta que percibí el primer movimiento. Su cabeza se irguió levemente, hasta que su mirada miró, por primera vez a la cámara. Sus ojos ojos verdes, color esmeralda, se clavaron en mí.

 

Por suenminoe

Me encanta escribir y sumergirme en mundos paralelos al nuestro. Recorrer el mundo a través de las palabras. Dejarse llevar por el fruto de la imaginación.