¡Cuántas veces por mi mente no habré pensado en tirar la toalla!. – cuando veo las cosas del color de la oscuridad y no avivo ninguna chispa de luz en mi vida. No será la primera ni la última vez que habré deseado tirar la toalla, hasta que pienso en las sabias palabras que mi abuelo siempre me decía – Lucha hasta el final.

Uno no puede, no debe tirar la toalla, sin luchar primero. Tal vez, fracase o no en la batalla, pero nunca lo sabrás, si no lo intentas. Por dura que sea, esa es la verdad. El motivo de que la vida sea una lucha constante de acontecimientos, que hagan que nuestros ojos se nublen por el camino, que nos duela en el pecho y en el alma.

Tirar la toalla es una de tantas pruebas a las que nos vemos sometidos en la vida. A veces sentimos que es más fácil decirlo que hacerlo. Si caes, levántate. Si hay una salida o una posibilidad, por pequeña que sea, donde la luz brille, aunque oculta se encuentre, hay que intentar encontrarla.

No es fácil, lo sé. Aunque tampoco la vida lo es. Los obstáculos de la vida, son pruebas a las que no hay que rendirse a la primera. Puede haber cabida para una pequeña esperanza de ser feliz. Luchemos por ello.

 

 

Por suenminoe

Me encanta escribir y sumergirme en mundos paralelos al nuestro. Recorrer el mundo a través de las palabras. Dejarse llevar por el fruto de la imaginación.