Mi alma se elevó, hasta lo más alto del firmamento, cruzando las espumosas nubes blancas. Dejé mi cuerpo atrás, pero mi alma emprendió un viaje del cual no sabía que no regresaría. Mi camino en la  la Tierra había finalizado.

La luz del descanso eterno, apareció ante mis ojos. Había llegado mi hora. Mi camino, la lucha en la Tierra había llegado a su fin. Mi alma tranquila estaba. Una paz se había apoderado de mi, elevándome hasta lo mas alto.

 

Por suenminoe

Me encanta escribir y sumergirme en mundos paralelos al nuestro. Recorrer el mundo a través de las palabras. Dejarse llevar por el fruto de la imaginación.