Tenía gran aprecio a la gran ciudad que desde niño le vio nacer. Pero ahora, a sus cincuenta años, observaba como había cambiado. Demasiado incluso, para su gusto. Era noche cerrada y desde la ventana de los altos edificios en los cuales vivía, observaba, a través de la ventana, como una inmensa luna, jamás vista, se podía apreciar. Era inmensa, grandiosa, incluso daba la sensación de ser poderosa.

El crujir de unas ruedas de algún coche le hizo desviar la mirada hacia abajo. Viendo como, de nuevo, otro accidente de tráfico se producía. Suspiró. Esperando que ninguna muerte hubiera sucedido. La tranquilidad de la noche, se había convertido, con los años, en ruidosa y polvorienta. Demasiados vehículos y carreteras circulaban por la ciudad, provocando un espeso humo, dejando a la atmosfera, con una humedad en el ambiente, nada agradable.

Amaba su ciudad, pero su cuidad de antaño. En la que se podía respirar el aire puro. Y donde la luna aparecía más veces a visitarle en lo alto de su ventana. ¿Cuándo dejaría de ser testigo de ver y oír accidentes de tráfico, que lamentablemente, no paraban de suceder?. Suspiro de nuevo.

Por suenminoe

Me encanta escribir y sumergirme en mundos paralelos al nuestro. Recorrer el mundo a través de las palabras. Dejarse llevar por el fruto de la imaginación.

2 comentarios en «Muerte en la ciudad, by Neus Sintes»