En el bosque es donde se refugiaban las brujas más antiguas, donde realizaban los aquelarres y los bailes. Por tanto, bosque y bruja son casi dos elementos inseparables; el bosque por ser aquel paradigma de la otredad del que tantas y tantas veces se ha hablado y la bruja por ser uno de los personajes más representativos que transitan la delgada línea que separa ambas dimensiones.

De generación han generación han ido heredando diferentes niveles de brujería y poderes. Convirtiendo cada generación en un una más poderosa. La bruja puede cambiar de carácter, siendo tanto benévola como malévola, pero el bosque se mantendrá como su morada predilecta.

En los tiempos actuales, convivían en un prado verde un grupo de cuatro brujas, que se que juraron lealtad. Tanya era la líder del grupo, seguida de sus tres leales compañeras, consideradas como hermanas. Samanta, Karen y Cristal. Convivían en el bosque, en Comunidad. Una Comunidad que ellas mismas habían creado, en base a sus propias reglas.

Los grupos de brujas que habitaban en los bosques, se vieron separados, formando grupos mas reducidos, por temor a ser descubiertas. De esta forma Tanya se unió con sus mas fieles y leales compañeras, con las cuales había pasado el transcurso de su vida. El resto de grupos hicieron lo mismo. Distintos grupos fueron habitando en diferentes bosques y comunidades. Gracias al poder telepático, se mantenían en contacto, pero debían evitar ser descubiertas.

Todavía existía gente en las aldeas y en los poblados que creían en brujas y hechiceras. A pesar de ser una nueva generación más fuete y poderosa. Con más recursos a los que recurrir, a diferencia de sus antepasados. Pero la historia entre las brujas que fueron quemadas años atrás, persiste en sus memorias. La prudencia era una de las grandes virtudes que debían aplicar a las leyes de cada comunidad.

Tanya y las demás, practicaban el baile y las danzas para invocar a los Espíritus. Se las veía danzar alrededor de una hoguera, mientras Cristal cantaba con su voz melodiosa y angelical, la melodía que hacía que los Espíritus hicieran sus apariciones, en la noche oscura.

Muchas de las costumbres más antiguas, fueron pasando de generación en generación, de forma que no quedaran en el olvido.

Una de las leyes a las que las brujas tienen por costumbre, es la practica del aquelarre. Tanya se obsesionó con el gran y poderoso poder, de tal forma, que empezó a olvidarse de las demás reglas, basando su único objetivo en la adoración al mismísimo Diablo.

Cristal traiciona a la Comunidad, cuando se da cuenta de que Tanya y las demás se involucran demasiado en las leyes del Aquelarre, hasta el punto de obsesionarse. Tanya al darse cuenta de su traición, da ordenes a las demás, para que la sigan. Cristal se ve perseguida en una carrera. Mientras huye de las demás, cae precipitadamente al vacío, sin poder evitar la caída. Al abrir los ojos, se da cuenta de que todo ha sido un sueño.

Por suenminoe

Me encanta escribir y sumergirme en mundos paralelos al nuestro. Recorrer el mundo a través de las palabras. Dejarse llevar por el fruto de la imaginación.

2 comentarios en «La comunidad de las brujas, by Neus Sintes»