Deseo un respiro, deseo estar solo. – deseaste mirando al cielo estrellado. Junto a una brillante luna llena.

¿Dónde están todos? – desear a veces algo, cambia el transcurso de tu vida. No desees lo que no deberías haber deseado. Ahora sí que te rodea la soledad, lo que deseaste al pedir el deseo bajo los efectos de la luna llena. Tu deseo se ha concedido.

¿Dónde están todos? – te preguntas una y otra vez. Habitas en una casa vacía, cuyas paredes parecen susurrarte en silencio, lo que no debiste desear. Ahora, en tus manos reposa la carta de tu mujer, la única nota que te dejó al marchar, junto con tus dos hijos.

Tus silencios, tus momentos de tranquilidad, que tanto deseabas se han cumplido y ahora, deseas todo lo contrario. Deseas volver a oír los gritos de los niños, revoleteando por la casa. A tu mujer, dando órdenes o escuchando como riñe a los niños para que dejen éstos de pelear.

¿Dónde están todos? – en un intento por recordar las risas de recuerdos pasados. Un sinfín de sonidos que se entremezclaban al estar todos juntos, ahora, el silencio es el único sonido que percibes en la casa. En una casa vacía. Llena de recuerdos y de tu compañera; la soledad.

Por suenminoe

Me encanta escribir y sumergirme en mundos paralelos al nuestro. Recorrer el mundo a través de las palabras. Dejarse llevar por el fruto de la imaginación.