Antaño fui un gato callejero, como muchos otros. Viviendo en las calles, resguardándome de la lluvia y del mal tiempo y sobreviviendo a base de lo que me podía llevar a la boca. Era un gato solitario, que deambulaba por las calles desiertas. A veces, convivía en colonias; es decir con otros gatos callejeros. Nuestra base era y sigue siendo la supervivencia.

Un día, mi suerte cambio. Tuve la suerte de encontrarme con una madre que me acogió. Lo recuerdo como si fuera ayer. La noche era fría y un viento soplaba sin cesar. Yo me encontraba resguardado en una caja de cartón, tiritando, con la única protección de mi pelaje. Unas suaves manos me cogieron con ternura, aunque mi instinto, hizo que sacara la uñas, en mi defensa.

Mientras me calmaba, me dio de comer y una protección de la cual yo no estaba acostumbrado. Me dio cobijo y un hogar donde no volví a pasar frío ni hambre. La soledad se convirtió en su compañía y sus agradables caricias. Dejé de ser un solitario, para emprender una nueva vida, en compañía de mi nueva familia. Una familia que me salvó la vida, de vivir en las calles.

Con el tiempo, mi madre fue adoptando a mas gatos que venían de la calle y con los cuales me adapté fácilmente. No me encontré nunca mas solo. Me encontré en un ambiente rodeado de amor y de la compañía de mis otros hermanos felinos.

El hecho de haber nacido en las calles, no significa que no podamos convivir con las personas. Todos tenemos nuestro corazoncito. Todos tenemos la necesidad de ser amados.

Por suenminoe

Me encanta escribir y sumergirme en mundos paralelos al nuestro. Recorrer el mundo a través de las palabras. Dejarse llevar por el fruto de la imaginación.

2 comentarios en «Gatos callejeros, by Neus Sintes»