En la actualidad, aún existen muchos mitos que por muchos habitantes son creíbles. Podría deciros un montón de ellos, pero os voy a relatar uno en especial. El mito del gato negro.

De ser venerados en el Antiguo Egipto, considerados como dioses, a ser quemados en la hoguera por ser relacionados con la brujería.

El estigma a los gatos de este color se debe a su supuesta relación con la brujería y la mala suerte, ya que se creía que, si un gato negro se cruza en tu camino, algo malo sucedería, por lo que debías esperar a que el gato regresara por el mismo camino para poder cruzar sin problemas.

A pesar de las supersticiones, los gatos negros son unos de los mininos más cariñosos y juguetones por lo que tienden a tener una relación muy estrecha con sus dueños y, cuando se les brinda cariño y amor son muy agradecidos. En resumen, el carácter de los gatos negros es tranquilo, intuitivo, tímido y muy cariñoso.

Las supersticiones siguieron existiendo, ya que se creía que los gatos eran los portadores de ciertas enfermedades. Si uno negro se cruzaba delante de una persona una noche de luna llena quería decir que habría una epidemia. En Italia se afirma que luego de que un felino se acueste en la cama de alguien enfermo, significa que en breve morirá.

Si bien muchas de las ideas en contra de los gatos negros quedaron perdidas en el tiempo, en la cultura popular se sigue teniendo un poco de reticencia a ellos. Por ejemplo, en cuanto a adopciones se trata, son los últimos en ser acogidos de toda la camada.

 

Por suenminoe

Me encanta escribir y sumergirme en mundos paralelos al nuestro. Recorrer el mundo a través de las palabras. Dejarse llevar por el fruto de la imaginación.

2 comentarios en «El mito del gato negro, by Neus Sintes»