Desde tiempos inmemorables, la manzana ha simbolizado lo «prohibido». La fruta que representa el paraíso y el pecado. Manzana roja, tan dulce y sabrosa.

Nos representas el atractivo de la tentación junto al carácter efímero de la vida y los placeres.