• Vie. Ene 22nd, 2021

El Rincón de Suenminoe

En el soñador vida y sueño coinciden

Etiquetas principales

Desamor, by Neus Sintes

Porsuenminoe

Ene 12, 2021

Hay amores que duelen y otros difíciles de olvidar. Roto en pedazos, Cristina tiene el corazón. Nunca creyó que pudiera doler tanta el amor, pinchazos de dolor le retumbaban en su pecho, continuamente. Hacía dos años que estaba saliendo con un chico. El chico ideal, se decía. Al principio de la relación, se había comportado atento, sincero, cariñoso, pero el amor que le había dedicado, al cabo de un año de noviazgo, la atención de antes y el cariño fue desapareciendo, enfriándose.

Dos años mas tarde, Cristina se preguntaba a sí misma que es lo que había hecho mal, cuando en realidad, era el amor que iba desapareciendo poco a poco. El tiempo pasaba y aunque aún se amaban, no era lo mismo. Las caricias iban a menos, las atenciones, disminuían, llegando a un punto en el que parecían dos personas viviendo bajo un mismo techo, compartiendo un amor que desaparecía con el tiempo.

Hasta que un día el desamor llegó. Despertó sola. A su lado, una carta doblada reposaba para ser leída. La abrió con ambas manos, temiendo lo peor.

Cristina,

Considérame un cobarde por no tener el coraje de decirte las cosas a la cara y tener que irme, dejando una carta, donde en el ella te escribo lo que no pude, lo que no atreví a decir.

Me he marchado, lo he tenido que hacer. Supongo que ya te habrás dado cuenta que con el tiempo nuestro amor ya no era el mismo que al principio de nuestro noviazgo. Sé que te has dado cuenta y que lo percibiste, aunque nunca lo mencionaste, las miradas lo decían todo. Nuestro amor se había enfriado.

Me duele en el alma el haber tenido que irme, abandonante sin decir palabra. No quería ver tu rostro con lágrimas en los ojos. Para mí también es difícil. Saber que irme no es la solución. Y el no haberte dicho nada, es de cobardía.

Si, soy un cobarde. Pero lo nuestro no funcionaba, tú lo sabes tan bien como yo. Aunque lo quieras negar. Que podríamos haber cambiado, también había esa posibilidad, pero no existía voluntad por parte de ambos. No hacíamos nada, tan solo dejar pasar el tiempo, haciendo que nuestro amor desapareciendo de nuestras vidas y un desamor irrumpiera, como un volcán que se lleva todo aquello con lo que antes habíamos construido.

Me arrepiente de haberme marchado sin hablar contigo. Mis miedos eran mayores y mi cobardía aun mucho más.

Cristina derramó una lágrima, tan solo una. Se levantó de la cama, con la carta aún en la mano. Mientras se preparaba en silencio un café. Mientras esperaba a que se enfriase un poco, decidió echar trozos de leña en la chimenea del salón. La humedad hacía que el frío se metiera en los huesos.

Al terminar el café se dirigió al salón, mientras veía cómo el fuego crecía cada vez más, dando calor a la sala. Sus pensamientos cruzaron una línea sombría cuando decidió terminar con todo, tanto el dolor que sentía en el pecho como la ansiedad y la rabia de los acontecimientos. Cogió la carta por última vez y haciendo una bola de papel la echo directamente a las llamas del fuego. Su corazón ardía de dolor, como aquellas llamas.

-Adiós, cobarde – sus ojos brillaban como el fuego, siniestros. –

Se prometió a si misma que sería fuerte y que apagaría su dolor, llevara el tiempo que tuviera que necesitar. De sus ojos, ninguna lágrima volvió a derramar y mucho menos por amor. Su corazón se tornó tan duro como el de una piedra. Cristina se dijo que el día que volviera a amar, sería el día que encontrara en su camino el amor que la hiciera creer, de nuevo.

 

suenminoe

Me encanta escribir y sumergirme en mundos paralelos al nuestro. Recorrer el mundo a través de las palabras. Dejarse llevar por el fruto de la imaginación.