• Jue. Nov 26th, 2020

El Rincón de Suenminoe

En el soñador vida y sueño coinciden

Etiquetas principales

Histeria, by Neus Sintes

Porsuenminoe

Oct 31, 2020

Tras veinte años creyendo que su hija había muerto en aquel trágico tiroteo. Víctima de algún que otro narco…Lucy había llorada su pérdida día tras día, año tras año. Todo por las malas compañías que la llevaron por el mal camino. La ansiedad y el estrés se apoderaron de Lucy hasta, que junto con la compañía y la ayuda de Miguel, logró superar un poco el dolor y continuar con su vida.

Cierto día llegó a sus manos una carta de Estados Unidos. Comunicando que habían detenido al que fue el culpable del asesinato de su hija. Tras un viaje largo, llegó a los juzgados donde una joven de espaldas la esperaba. Se trataba de Virginia, una joven que se dedicaba a capturar a los narcos.

La joven, ataviada con un traje blanco y un bolso de cachemire color rosa pálido avanzó lentamente hasta donde se encontraba Lucy. Se retiró hacia atrás su larga melena de su rostro y se vieron, de nuevo, tras muchos años de separación.

-Hola, madre – Soy Virginia – tu hija. – Las lágrimas surcaron las mejillas de la joven

La histeria se apoderó de Lucy. El mundo se paró y solo pudo pronunciar – Virginia – ¡Mi hija.! – ¡Tú estas muerta.!.

-Mamá – soy yo. He cambiado. Ahora me dedico a detener a los narcos. Tuve que marcharme. Me salvé del tiroteo, pero tuve que marchar para rehacer mi vida – . ¡No sabes cuánto lamento no haberte podido avisar de que estaba viva, por temor a que los narcos lo averiguaran.!

-¡No te creo! – No eres mi hija. Mi hija se acostaba con ellos. Y ahora está muerta.

-Pero… – Mamá! – ¡Ayuda!

Lucy se desmayó. Su mente no dio para más argumentos. De entro los muertos había aparecido su hija veinte años mas tarde. Ahora, tras el impacto provocado, se encontraba en el hospital psiquiátrico a la espera de alguna mejoría o algún resultado positivo. Pero, lamentablemente, todavía su mente no era capaz de aceptar que su hija Virginia estaba viva. Creyendo durante toda su vida que había fallecido en el aquel trágico tiroteo, ahora tan solo ver su presencia, entraba en pánico y atada en una cama de fuerzas se encontraba.

Virginia no paraba de derramar lágrimas contenidas de años pasados. Sabía que este momento llegaría, lo que no se imaginaba era que su madre entraría en un estado de chock que la llegara a odiar y no querer ser vista. Su arrepentimiento por no haberle dicho la verdad, ahora hacia mella en Virginia – ¡Perdón, perdón, perdón! – le repetía a su mRadre tras unas rejas de seguridad.

Había tomado un mal camino de muy joven y lo había remediado, cambiando de vida para atacar a los narcos, los cuales con algunos se había acostado. Pero ahora ya no era la Virginia de antaño, había rehecho su vida. Había llegado la hora de decirle la verdad a su madre. La cual, había llorado tanto su pérdida, su muerte.

¿Se recuperaría algún día de su histeria, provocada por ver un fantasma? – el de su hija. Ahora viva. Y en que su vida había reaparecido.

Virginia – ¿podría recuperar el amor de su madre y recibir algún día su perdón? – aceptándola de nuevo, como su hija – que hoy por hoy no quería ver.

suenminoe

Me encanta escribir y sumergirme en mundos paralelos al nuestro. Recorrer el mundo a través de las palabras. Dejarse llevar por el fruto de la imaginación.