• Mar. Nov 24th, 2020

El Rincón de Suenminoe

En el soñador vida y sueño coinciden

Etiquetas principales

Al doblar la esquina , by Neus Sintes

Porsuenminoe

Oct 14, 2020

Recorría el camino de todas las mañanas, Cuando una joven pasó por su lado, sin apenas rozarle. En ese pequeño fragmento de segundos, notó su presencia, pero siguió caminando, sin dar tiempo a las señales de identificarlas, hasta que decidió girarse para saber quien era. Pero para entonces, ya fue demasiado tarde. Se había mezclado entre la multitud de la gente

La fragancia de su aroma a lavanda quedó impregnada en su ser. ¿se volverían a cruzar?. Desde ese día, todas las mañanas al irse al trabajo, trazó el mismo sendero y salió a la misma hora para poder intentar volver a coincidir con aquella mujer, misteriosa, cuyo aroma a lavanda era una de las pocas pistas que podía reconocer.

Pasaron los meses y los transeúntes pasaban cada día por la misma calle, cruzando la misma baldosa de la plaza, mientras ansiosos miraban el reloj de sus muñecas, indicando que tenían prisa. Pero ninguno de ellos que giraba al doblar la esquina era la mujer que deseaba conocer. Aún así, siguió haciendo el mismo trayecto cada día que pasaba, sin importarle cuánto tiempo llevara encontrarla, de nuevo.

Una noche, al acostarse, percibió el aroma a lavanda con más intensidad. Se levantó de la cama, asomando la cabeza por la ventana en busca de su presencia. De alguna señal más, que le indicara que era ella. Agudizó todos sus sentidos, mirando a ambos lados; nada. A estas alturas, no podía con su alma. Fue a refrescarse la cara con agua el baño y al regresar a la habitación; la vio.

Sentada en el borde de la repisa de la ventana una figura femenina, con aroma a lavanda y de belleza angelical, lo miraba con unos ojos grandes y sonrisa diminuta.

-¿Eres tú? – la chica a la que he estado buscando todo este tiempo –

-La misma. Provengo del otro mundo. Admiro tu coraje de no cesar en tu empeño de conocerme.

-Pero, ¿cómo es posible ? – tartamudeó

-Aquel día, unos meses atrás percibiste mi presencia. Muy pocos humanos pueden presenciarla. Tú fuiste el primero de los mortales en hacerlo y en no parar por conocerme.

-Entonces…. – se frotó la cara – me estas diciendo, ¿ que no estas en el mundo de los vivos?

-Así es. Pero al notar tú mi presencia nos hemos unido de forma espiritual. Sé que es difícil de entender, pero las más mínima presencia de las señales, hace que dos almas, aunque seas tú mortal y yo no, se unan espiritualmente. Hay fuerzas que no se ven, pero que se sienten. Aromas que fluyen pero que solo perciben algunos.

-¿Me es diciendo que de alguna manera estamos ligados, aún en mundos distintos, por una fuerza mayor? – preguntó, sorprendido, intentando comprender.

-Sí. Hay fuerzas mayores que no se ven, pero que siempre estarán allí. He aparecido porque de alguna manera me has llamado. Pronto mi aura se volverá invisible, pero quería decirte antes cuánto he anhelado este momento para poder explicar lo que representas para mi.

-Dime tu nombre antes de que tu aura se vuelva invisible… – te lo ruego –

-Isabella.

Se despidieron en un abrazo, cuyo tacto transparente parecía no tener fin. Hasta que una ráfaga de brisa hizo abrir los los ojos y comprobar que la presencia de la Isabella había desaparecido por completo.

suenminoe

Me encanta escribir y sumergirme en mundos paralelos al nuestro. Recorrer el mundo a través de las palabras. Dejarse llevar por el fruto de la imaginación.

2 comentarios en «Al doblar la esquina , by Neus Sintes»