Relatos

El hilo rojo, by Neus Sintes

Dentro del mundo de las leyendas y la creencias niponas, hay una que nos parece más bella que el resto. Algunos japoneses piensan que todas las personas tienen su pareja perfecta, por muy lejos que estén o aunque pase mucho tiempo sin encontrarse al final acabarán juntas. Esto se debe a que un hilo rojo infinito e indestructible nos une a la persona que más amamos y gracias a él, nunca podremos separarnos completamente de nuestra media naranja.

Pero una cosa es lo que puedan creer algunos y otros, en cambio, no sean tan creyentes en según qué leyendas.

Nekane había creído en esa leyenda desde niña. A medida que fue creciendo empezó a decaer su esperanza de encontrar a su media naranja con el que supuestamente le conectaba un hilo rojo. Veía a sus amigas con las que había crecido y mantenido una estrecha relación de amistad que iban con el tiempo uniéndose con sus parejas, supuestamente con las que el hilo rojo les tenia unidos…

Mientras su esperanza se desvanecía con el tiempo, el hilo rojo permanecía conectado, aunque ella no se percatará sí estaba conectada con alguien con quién se había cruzado en alguna que otra ocasión. Aunque ella lo ignorase en estos momentos de su vida.

El hilo rojo tenía que hacer algo….no podía hacer que perdiera la esperanza por completo, no podía permitir que Nekane creyera que no existía su hilo rojo. Existía y estaba conectada. Y tanto que sí. Pero sus ojos no se habían fijado en él. Necesita que alguien le diera ese empujon para que viera que esa persona de la que tanto había soñado permanecer, se encontraba muy, muy cerca.

Una noche como otra cualquiera, en su habitación se despojó de su vestimenta para ponerse su blusón de noche. En las noticias habían anunciado una noche calurosa, Entreabrió ligeramente un poco la ventana para que algo de brisa, si es que la hubiese se filtrase un poco, para aliviar la noche calurosa que se aproximaba.

Inquieta, esperaba el momento en que el sueño se apoderase de ella y cerrase los párpados para poder conciliar el sueño. Cuando sus ojos se cerraron vieron la imagen de su vecino Daiki. Tal vez fuera una señal o una coincidencia. Se levantó de la cama y asomándose por la ventana pudo percibir el perfil de su vecino asomado a medianoche, mientras pensativo terminaba de fumar.

Un escalofrío recorrió su cuerpo cuando sus miradas se cruzaron.. Mientras una fugaz estrella o tal vez un destello cruzó el cielo rápidamente por el cielo estrellado. Señales de nuevo.. ¿Era Daiki la persona con la que estaba conectada al hilo rojo?.

Sus pensamientos se vieron interrumpidos cuando oyó sonar el timbre de la puerta. Y allí estaba él.

-¿Daiki? – entra, por favor.

-Nekane….tanto tiempo esperando este momento – empezó a hablar mientras la observaba apoyado en la repisa de la ventana de su habitación,

Nekane lo escuchaba – atenta, sentada en el borde de la cama.

-Nekane…. – suspiró. He esperado ansioso el momento en que por fin abrieras los ojos. Por las noches tú estabas en mis sueños y de día en mis pensamientos. Eres como la flor del cerezo cuando despierta y florece. Frágil y hermosa. Hace un tiempo que me he dado cuenta que estoy conectado con alguien – hizo una pausa – y mirándola a los ojos, acercándose a su lado – esa persona eres tú.

-Daiki… – No puede ser. Tanto tiempo esperando este momento. – En cambio estabas tan cerca que mis ojos no podían ver, cegados por un velo que me impedía ver la realidad, Perdiendo la Esperanza. Tan cerca estabas, y tan difícil ver que estaba conectada a ti.

Daiki se sentó a su lado y un deseo surgió entre los dos. El hilo rojo había hecho realidad que ambos estuvieran, al fin, juntos. Haciendo realidad que un nuevo amor floreciera. No hay que dejar nunca de creer.

6 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: