El disparo, by Neus Sintes

– ¿Me oyes? – preguntó una voz femenina al otro lado del auricular. A la espera de una contestación, su pulso se le aceleró. Un silencio largo e incómodo se produjo al otro lado.
Silvia tensa por la espera y sin recibir respuesta por parte de su padre cogió el coche y fue a ver su padre. Un presentimiento nubló su mente, pensando siempre en lo peor.
Acorralado, veía su vida en peligro. – Había llegado su hora. El asesino le apuntó con su arma, apretó el gatillo y la bala salió con fuerza, sin poder evitar desviarla.

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s