Amor Platónico, by Neus Sintes

De camino a casa, escuchaba la música en el coche. Estaba sentada en el asiento del copiloto y de repente la emisora de la radio emitió una canción que no sabría decir el por qué me hizo cerrar los ojos, apoyarme en la ventanilla y recordar.

Recordé el aroma de su piel, la fragancia de su pelo, el tacto de sus manos cuando me abrazaba con esa ternura tan especial, única, que sólo el desprendía. No lo he olvidado. Tal vez nunca lo olvide. La distancia nos aisló. Nuestras vidas eran distintas, siguieron caminos muy distintos, incluso antes de conocernos. Pero aún así. No hay momentos en que me acuerde de su existencia, cuya persona jamas borraré de mi mente, de mi ser. Y sé también que él tampoco me ha olvidado.

Es difícil saber explicar cómo sentir hacía alguien un amor un tanto especial. Bonito es que un hombre te escuche cuando hablas. El café sabe mejor, el aire se respira en un ambiente más agradable y fresco.

El silencio es largo y silencioso, pero con él, sabía a gloría. Se agradecía. Era como si de fondo se oyera una melodía; la del silencio. Era agradable.

Nunca entendí como las mujeres que pasaron por su vida no supieron valorarlo. Nos diferenciábamos mucho en edad, aunque eso no era un problema. El problema era el cuando y cómo quedar sin que me surgiera especialmente algo a mí, teniendo en cuenta que yo era madre de dos hijos, y como madre tenía mis responsabilidades.

Me gané su confianza a medida que pasaba el tiempo y ambos pensando en la próxima vez en que nos podríamos ver. Nos fundíamos en un abrazo, denso y fuerte. Como si tuviera que ser el último, aunque no era lo que deseábamos.

El ruido de las ruedas frenar me hizo volver al mundo real. Abrí los ojos y la emisora de radio había cambiado de canción, sin darme apenas cuenta. Miré a la lejanía, en un punto lejano y entonces vi reflejada en mi mente su silueta.

 

 

Anuncios
Categorías:

4 Comentarios

    1. Me alegra que te haya gustado. Todos tenemos esa especie de amor platónico que aparece y desaparece de nuestras vidas. Que divaga en nuestras mentes…

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s