Vivir entre Panteras Negras, by Neus Sintes

Megan había nacido entre panteras negras, en un mundo aislado a la civilización. Sus padres eran unos hippies que trabajaban juntos estudiando a los seres más fantásticos y que estaban en extinción. Especialmente a las panteras negras.

Los padres de Megan, Yessy y Jhon había viajado hasta la selva de la India para proteger a las panteras negras, considerado el más raro de todos los leopardos manchados, cuyos ojos verde esmeralda y una natural habilidad resaltaba sobre otros felinos. Las panteras tienen enemigos en la selva como los leones, tigres, pitones, cocodrilos, perros salvajes y mandriles.

Uno de los propósitos de sus padres era lograr que ellos, al ser humanos, querían aliarse con las panteras para ser uno de ellos, ya que el enemigo más peligros de las panteras era el ser humano. Consideraban una crueldad que felinos como ellos sufrieran el peligro que muchos de los humanos hacían contra ellas, como cazarlas por pura diversión y emplear sus pieles.

Pasaron muchos meses viviendo entre ellas, manteniendo siempre un gran respeto y calma para que no huyeran de ellos y lo consiguieron. Los días se hacían a veces difíciles por mantenerse en pie, ya que tenían que estar siempre atentos a otros depredadores y el alimentarse. A lo largo del tiempo tuvieron que aprender lo que se podía o no comer…

Un día Yessy empezó a sentirse mal, el calor le producía mareos y las nauseas empezaron a desarrollarse. Empezó a tener mas hambre de lo habitual y muy pronto averiguó que estaba embarazada. Pasaron los días y ya empezó a sentirse mejor, un cambio llenaba su vida y una energía en su rostro empezó a surgir.

Yessy y Jhon decidieron que su hija naciera entre panteras negras. Y así fue.

Megan sentada encima de la rama de un gran árbol fuerte y robusto, contemplaba con avidez y curiosidad el nuevo mundo al que se iba a aventurar; la civilización. Era la hora de emprender un nuevo viaje a un nuevo mundo donde tal vez hubiera más peligros de los que en la selva de la India, donde ella vivía…Todo conlleva un riesgo, y ella estaba dispuesta a enfrentarse a aquel mundo tan extraño y tan lejano y desconocido a la vez, prometiendo volver con su familia de panteras negras, que la habían cuidado desde siempre y sobre todo al fallecer sus padres en una batalla donde dos leones ansiosos de comer terminaron con sus vidas…

Las panteras negras en ese momento no lograron acudir al auxilio de sus amigos humanos, quienes eran considerados como uno de ellos, pero sí cuidaron de Megan quien a sus ocho años tuvo que aprender a defenderse con ayuda de su familia de panteras.

Han pasado los años y ahora a sus dieciocho años necesitaba saber más, ver si había un mundo allí afuera esperándola o tal vez no…miró a sus panteras con cariño y abrazándolas les susurro al oído que volvería. Que ellas eran su familia no las abandonaría jamas. Regresaré.

.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s