Ade, el Ángel Caído, by Neus Sintes

1 – Mi Nueva Vida

Han pasado muchos años desde entonces, siglos o décadas tal vez. Mis recuerdos de mi vida anterior, como humana vagamente los recuerdo, por no decir que son prácticamente nulos. Desde esa noche en que me convirtió, mi vida desde entonces no ha sido fácil, de la noche a la mañana me convertí, sin yo quererlo, y sin ser consciente de ello, en una criatura salvaje a la que yo siempre había temido: El vampiro.

Fue muy difícil intentar luchar contra algo que yo no quería ser. Pero con el paso del tiempo tuve que verme obligada a aceptar mi destino.

El destino de lo que sucedió hace quién sabe cuánto tiempo atrás, tiene un nombre, y su nombre es: Ade; Ade fue quién me convirtió en lo que ahora soy, Ade fue quién me enseño a ser y a admitir lo que mi destino me deparó y Ade me obligó a ser suya, a amarle y ser su prisionera en su mundo, en el mío, en el mundo de los vampiros

El comienzo de mi nuevo e inesperado giro de vida, empezó un día como otro cualquiera. Me encontraba por la noche, en mi cama, exhausta después de un largo y duro día de trabajo, pero a pesar de ello, no podía conciliar el sueño. Intenté no pensar en nada, en relajarme mentalmente y físicamente pero nada de lo que hacía servía. Entonces decidí bajar de la cama, me envolví con la bata que tenía en la cómoda y me lo puse por encima, a modo de capa.
Tenía el pelo enmarañado de tanto dar vueltas en la cama, pero aún así me posé a mirar cerca de la ventana. La luna volvía a estar llena, entonces súbitamente pude percibir una oleada de viento que me acarició la cara, desde el pómulo hasta la sien y entonces oí la entonación de alguien que me susurraba al oído….Como si de una melodía se tratará. Entonces por un instante, una mirada se cruzó con la mía, apenas duró unos segundos, tal vez, pero los vi.

Volví a ver esos ojos oscuros de nuevo, como me solía ocurrirme en las noches de luna llena. Esa mirada, tenebrosa y brillante frente a la oscuridad de la noche. Me volví a sentir cómo poseída por algo o alguien, que me observaba por algún motivo que yo en ese entonces desconocía. Y la duda me hizo estremecer. Lo que no sabía era que esa noche mi destino iba a cambiar, para siempre.

Decidí volver a la cama, pero algo me detuvo, no si bien fue mi instinto o lo que vieron de nuevo mis ojos. Tuve que retroceder unos pasos y apoyarme de nuevo en el borde de la ventana, con los brazos extendidos hacía atrás, sin poder impedir que la capa cayera al vacío por la ventana, al poder contemplar tumbado en mi cama a una figura extraña, apoyado sobre el único cojín que había. No sabría definir qué era, ya que por su forma de ser se parecía a un ser “no humano”. Tenía una fisonomía delgada, cuya piel era más blanca que la nieve. Noté cómo movía sus largos dedos de sus manos, largos y blancos como su piel. Los movía en dirección a mí, haciendo un gesto de que me aproximará a él…
…Y de tanto que me acerqué a él, caí en sus manos.

Fue entonces, cuando ocurrió. Extendió sus enormes y grandiosas alas, una de color blanca y la otra de color negra. Y echo a volar llevándome a un lugar al cual aún yo desconocía.

Fui conducida a un mundo inmortal, donde ángeles caídos y vampiros abundaban en él. Ambos con sus distintas razas y especies, cumpliendo con sus obligaciones de su especie. Vampiros y ángeles caídos conviviendo juntos en un mismo mundo inmortal,pero respetando las reglas de cada clan. Supe más adelante que “Ade”pertenecía al clan de los Ángeles Caídos.

Los ángeles caídos son aquellos ángeles que descendieron a la tierra vieron a las hijas de los hombres y se encantaron con las mismas. Debido a esto, comenzaron a revelarse al hombre algunos de los secretos del cielo; como por ejemplo el movimiento de los cuerpos celestes (astrología), el arte de hacer armas, y el mejoramiento de la cara y el cuerpo con maquillaje y perfumes (vanidad). Algunos hasta se enamoraron y tomaron como esposas a mujeres terrenales.

Esa soy yo, Emily. Todas las mujeres del clan fueron en su pasado humanas y conducidas como lo soy yo ahora…

2- Elegida

Al principio no sabía qué decir ni cómo expresar mis sentimientos hacía alguien, hacía un ser que yo desconocía completamente y que le consideraba un ser infernal, pero tenía mis preguntas y aunque el miedo me estaba matando por dentro, necesitaba saber. Saber dónde estaba y quién era él. Y qué era lo que quería de mí.

Me encontraba atada de pies y manos en la cama de una habitación; la suya. Aturdida y con la mente en blanco y con los nervios a flor de piel me preguntaba que hacía allí y porqué yo me hallaba allí sin poder huir, atrapada y con deseos de beber…Tenía la garganta reseca,  necesitaba, necesitaba beber algo.

De repente, oí el crujir de la puerta, ésta se estaba abriendo y tras de de sí estaba él…Percibí como el destello de sus ojos oscuros me miraban y seguidamente cerró la puerta como si de un soplo de aire se tratara, sin apenas tocarla. Poco a poco se fue caminando hacía mí con pasos suaves y silenciosos sobre la alfombra roja.

A medida que se iba acercando un temor me invadió, no sabría decir con certeza lo que iba a suceder, pero algo en mi interior me decía que no tenia escapatoria…

Extendió sus enormes alas y acercándose a la cama se sentó junto a mí, empezó a acariciarme el cabello con suavidad, sus ojos penetraron aún más mi mirada como si quisiera devorarme y acercándose a mi oído me susurro: eres Mi Elegida. Iba a protestar a querer saber que significaba lo que me había dicho pero con su dedo me silenció los labios. Cerré los ojos en un intento vano de discutir y sintiendo su yema de sus dedos acariciándome el rostro. Mis labios seguían teniendo sed, un escalofrío recorrió mi cuerpo. Pero ¿que me estaba sucediendo?. Empezó a besarme en los labios, percibiendo la sed que tenía. Sus movimientos eran ágiles y mientras me acariciaba, sus labio fueron bajando y rozando mi cuello, mis latidos de mi corazón latieron con intensidad. Abrí los ojos y nuestras miradas se cruzaron y sin decir ninguna palabra el siguió saboreando mi cuerpo y mi alma, haciéndola suya.

Seguía atada de manos y pies. De sus labios aparecieron unos colmillos brillantes que de un sólo mordisco rompieron mi sujetador, hecho añicos. Mi senos se encontraban al descubierto ante un ser que yo desconocía, que estaba apoderándose de mí pero que yo en vez de estar asustada me encontraba bajo su hechizo…dejándome hacer por aquella criatura que no era humana y no sabía que sería de mí. Comenzó a lamerme los pezones, erguidos ya. Mi sed iba en aumento y vi como de se mordía la muñeca desprendiendo un hilo de sangre que me dio a sorber…empecé a lamerle sin protestar, mi sed era tal que fui sorbiendo obediente. Tras esta pausa, continuó saboreando mi cuerpo hasta llegar a la zona íntima de toda mujer. Solté otro gemido, esta vez más profundo. Me desato los pies dejándome solo las muñecas atadas a la cama. Sus dientes afilados desgarraron lo que cubría mi pubis.  Hechizada como me encontraba, dejé hacerme siendo sumisa a los deseos carnales y a su voluntad. Empezó a lamerme y un nuevo y más intenso escalofrío recorrió mi cuerpo humedecido de placer. Por mí misma entreabrí la piernas y deje que entrará en mí lamiendo mis labios íntimos, condicionándome más y más. Finalmente perdí la noción del tiempo y del espacio y de mi misma.. sentía todos sus movimientos el cómo me penetraba una y otra vez, su miembro erecto y profundo dentro de mí…

Dejé de ser Emily para convertirme en Su Elegida. En su amante, en su compañera, en su placer eterno. Aprender a vivir en su clan y obedecer las reglas que las mujeres debíamos obedecer.

Mi transformación empezó a surgir efecto al despertarme…Me desperté alterada recordando a trozos lo ocurrido ayer. Recuerdo su mirada y el cómo me hizo suya y me robó mi alma…pero ahora vuelvo a estar sola bajo esta penumbra oscura pero noto ciertos cambio en mí. Mi piel morena se ha vuelto más pálida, pero me siento bien. Incluso aunque esté en sombras veo claramente como si tuviera la vista de un gato. Percibo un olor poco común pero a la vez agradable…miro hacia la mesita y veo un vaso, enseguida me entran ganas de beber aquel líquido rojo parecido a la ¿sangre?. Sí, es sangre. Mis labios se vuelven a resecar y necesito beber, necesito de la sangre para despertarme del todo. En mi boca han aparecido unos pequeños pero afilados colmillos…¿en qué me he transformado?. Me pongo nerviosa ante tantos cambios. Bebo el líquido rojo para calmarme y da resultado.

Oigo un ruido cercano, no estoy sola…alguien va entrar por la puerta y puedo percibir quién es. Es él!.

  • Toc, Toc!

  • Buenos días mi dulce Emily, contesta una voz familiar a la de anoche. ¿cómo te encuentras?

  • Bien, dije titubeando…¿quien eres?

  • Ade. Tú ángel Oscuro. Por y para siempre, Emily

  • Pero..¿en qué me has convertido?, dímelo!

  • Eres mi Elegida. Desde tu nacimiento fuiste predeterminada a ser mía. Todo ser Oscuro como es en nuestro clan, elegimos a una mujer humana para que sea nuestra compañera y amante y tú deberás aprender ciertas reglas, que aún desconoces…

  • No te entiendo.

  • Lo entenderás cuando te lo explique. No tienes alternativa, amor mío.

  • Ayer noche te robé tu alma, así como tú me la entregaste…Eres mía. Mi Emily, y así como pronunció las palabras la besó apasionadamente.

  • No lo entiendo, suplicó Emily.

  • Lo entenderás, deberás hacerlo. Y ahora escucha.

Te conozco desde pequeña, te he visto crecer y convertirte en la mujer que eres hoy. Aunque también te he visto caer.  Ni siquiera lo imaginas pero tenemos más cosas en común de lo que se piensa.

Emily apenas eras una chiquilla la primera vez que te vine a ver. Tu padre te llevaba de la mano. Vi tu carita cuando levantaste la mirada para ver lo que tu padre señalaba en las alturas; entonces descubrí como el asombro llenaba tus ojos al descubrirme (con una rapidez asombrosa para una niña tan pequeña). Soltaste la mano de tu padre y viniste hacia mi jardín. No logre saltar la baranda a tiempo y tu padre te sostuvo de nuevo. Aquella tu cita conmigo. (aunque eso apenas lo recuerdas, ya que a mí no pudiste verme, pero sí notaste mi presencia.)

A veces jugabas con tu pelota cerca de mí y la tirabas hacia mi jardín, colándote a recogerla sólo como excusa para poder tocar la columna sobre la que yo estaba, y tú sin darte cuenta. Otras veces, te sentabas muy formal al lado de tu padre, dando de comer a las palomas mientras mantenías largas conversaciones mentales conmigo. (el que creías tú amigo imaginario). Que yo no te contestara no te desanimaba y seguías contándome tus pequeños secretos. Lentamente ibas creciendo: tus gustos y tus actitudes cambiaban. Ya no saltabas al jardín, te limitaba a permanecer sentada en un banco leyendo o estudiando. Pero seguías hablando conmigo, contándome tus secretos que, por supuesto también iban creciendo…
Más tarde actuabas de forma extraña. Rondabas por el parque todo el día, como si buscases algo. Cuando te sentabas a mi lado parecias nerviosa y desasosegada.

Al medio día se te parabas junto a mí, pero enseguida desaparecías metiéndote entre unos arbustos cercanos. He visto alguna vez a los niños jugando al escondite en ese lugar. Debido a que percibías mi presencia te ocultabas del mundo. Ahora te siento aquí acurrucada.

La noche caía. Podía sentirte Emily, despierta y alerta bajo los arbustos. Sentirte  como te tensabas cuando escuchabas hablar a los guardias: su corazón te aceleraba y tu respiración se detenía durante un par de segundos.

Durante todos esos años sabía que me pertenecías y que de alguna forma debías permanecer a mi lado.

Perpleja por lo que mis oídos habían oído, quedé horrorizada pensando en mi vida en la tierra…yo, que creía que mi amigo imaginario era fruto de mi fantasía, no era así. Sino, que era él. Me había perseguido durante toda mi vida para que, para ahora convertirme en su Elegida o como quería llamarme…su amante, su compañera. Me había robado el alma y yo me había dejado. No había vuelta atrás. Ni la habría jamás…¿qué clase de normas debería cumplir siendo la amante y compañera de un Angel Oscuro?

  • Sé lo que ronda tu cabeza, Emily. Pero fue tu Destino el que hizo que llegaras a mí. El que te unieras.

  • No!

  • Escúchame bien, Emily. Debes prestarme atención a las normas del clan. Sino, de lo contrario no tendrás otro mundo. Ni en la tierra ni en el infierno. Allí afuera hay otras mujeres como tu que se han visto obligadas a aceptar su Destino. El mismo que el tuyo. A algunas les ha costado un tiempo adaptarse, pero es normal. Tú deberás hacer lo mismo por tu bien y el mio.

  • Está bien, ¿Quiero saber cuales son las normas?, dijo convencida Emily.

Con sus ojos oscuros la sostuvo de la barbilla la hizo sentarse en la cama y mirandola profundamente a la vez que la besaba le dijo:

No aborrezcas al amo; es decir a mí.
No intentes atajos inútiles; escapar es inútil.
No pienses demasiado.
No busques una salida.

Nunca serás dueña de tu libertad.
Y para que conste, escrito ha de permanecer como un mandamiento nuevo:
“Nadie establece normas, salvo nosotros; Ángeles Oscuros”.

Con los ojos abiertos y perpleja ante tales normas, Emily no podía creérselo….

Una injusta norma, sí, probablemente sea eso; sólo una injusta norma para los que quedamos fuera de la Tierra y somos destinadas a vosotros.
Ahora la vida juega conmigo, se divierte dejándome perpleja;

Dejó cerrar mis ojos para sobresaltarme después con gritos de angustia. Tantas veces me abofetea la vida que, sumisa, aprendo a poner la otra mejilla.

Mientras que ahora sólo quiero esconderme, no saber,no aceptar, no tragar…
Otras,en cambio,quisiera gritar,denunciar,ordenar,escapar…

Pero sólo soy una desterrada hija que nació sin paraíso; condenada a la limitación de morir cuando me lo ordenen,un ángel caído sin promesas eternas.
Nada puedo hacer;no se puede regresar.

¿Cual sera el siguiente paso?

Ni un solo instante a dejado de hablar de los recuerdos que comparte conmigo y de las ganas que tenía de poder pasar una noche a mi lado. Me deslumbra al quedarse desnuda completamente.
Saca del bulto unas medias negras y unas bragas de encaje rojo. Se las pone con cuidado mientras sigue hablando sin parar. Coge un carmesí vestido de noche. Lo sacude un poco para estirar las arrugas y se viste. Por último, se calza unos zapatos de charol carmín con tacón de aguja. Dobla las ropas que se había quitado y las guarda en el bulto negro que ahora identifico con una mochila, saca de ella una bolsa térmica que contiene una botella. Es cava según me informa ella misma. Pone la mochila debajo del banco y descorcha el botellón y lo levanta hacia la oscura noche. Escucho su voz dulce susurrando de nuevo: está brindando por mí y por nuestras primeras noches juntos y bebe un largo trago. Después se levanta, tambaleándose un poco por los tacones, y da una vuelta completa sobre sí misma enseñándome su vestido y preguntándome si me gusta y que se lo ha puesto para mí. Esta noche la he visto más hermosa que nunca. Vestida así está bellísima, pero aún lo estaba más en su inesperada desnudez.

Vuelve a sentarse y sigue bebiendo de la botella a sorbos. Por fin me está contando todo lo que le preocupaba desde hacía meses y que no había sido capaz de decirme. Se quedó sin trabajo, perdió su casa, la abandonaron sus amigos… Llevaba un par de meses viviendo en la calle. Por eso la veía más tiempo durante el día. Por eso aquella noche había decidido por fin dormir a mi lado. Emily va inclina su cabeza hacia atrás y pronuncia la frase que desata el todo: ¡Ojala pudieras bajar aquí!
Segundos más tarde, me encuentro sentado a su lado, en el banco de piedra. Temo asustarla, por eso llevo mi mano muy despacio hasta su cintura. Ella se estremece un poco pero no es miedo lo que percibo en su mente: el frío que siente cuando la toco es el culpable. Aunque cada vez parezco más humano y menos estatua, aún no he perdido del todo el frío del bronce del que estoy hecho. Ha hecho que me sienta más vivo que nunca. Por un lado deseo que se vuelva y me mire, pero por otro me da miedo lo que pueda encontrar en sus ojos cuando se crucen con los míos. Finalmente me armo de valor y susurro su nombre:
Emily…

Mi ángel caído – susurra ella sin volverse.

Por favor, Emiliy, mírame – acaricio su pelo mientras hablo, aunque sé que no necesita que la tranquilice. Vuelvo a ser de carne y hueso, mi mente sigue conectada a la suya.

¿Estás aquí de verdad? ¿No eres un sueño ni una alucinación? – no se atreve a volverse por miedo a que yo desaparezca.

Compruébalo tú misma. En serio, estoy aquí. Me has llamado y he venido. Me has despertado y te pertenezco durante toda esta noche.

Bueno, eso es un cambio porque he sido yo la que siempre te he pertenecido a ti.

¿Por eso tienes miedo de mirarme?

¿Miedo de ti? ¿Cómo se puede temer a aquello que se ama?
Emily se vuelve hacia mi. Sus ojos se quedan atrapados en los míos. Sus labios se encuentran apenas a unos milímetros de los míos. El deseo me resulta insoportable y cruzo la línea: borro la distancia que nos separa y beso sus labios. Ella corresponde con un deseo aún mayor que el mío. La abrazo con fuerza, se refugia contra mi pecho, cruzando sus piernas sobre las mías como si eso pudiera acercarnos aún más. Somos incapaces de separar nuestros labios, así que seguimos besándonos durante unos minutos. Cuando por fin logro separar mi boca de la suya lo hago sólo para que mis besos bajen por su cuello. Recorro despacio sus hombros y su escote. Me detengo en el nacimiento de sus pechos sólo porque allí noto más fuerte el latido de su corazón. Ella se acerca a mi oído y susurra dos palabras que avivan el fuego de mi interior: “Hazme tuya”. La beso de nuevo, con más fuerza que antes. Ya no tengo miedo de herirla, ya no queda en mí nada de la estatua que era. Paso uno de mis brazos por debajo de sus rodillas y aseguro el otro tras de su espalda. Ella se agarra a mi cuello, enredando sus dedos en mis cabellos. Me levanto con Emily entre mis brazos y me dirijo al jardín más cercano. Con mucho cuidado la deposito en la hierba y me tiendo a su lado.

Los besos de Emily se hacen cada vez más urgentes así que bajo mis manos hasta sus piernas y subo acariciando su piel por debajo del vestido. La despojo de sus ropas despacio a pesar de que el deseo de ver de nuevo su desnudez me consume por dentro. Sólo me doy cuenta de que yo ya estoy desnudo cuando siento el calor de la piel de Emily contra mi vientre y sus uñas clavándose en mi espalda. Por primera vez en muchos siglos siento el dolor recorriendo mi cuerpo: el dolor de sentir mi piel rasgada y el sufrimiento de separar mis labios de los de Emily. Pero no puedo mantenerme lejos de su cuerpo durante mucho tiempo. Vuelvo a recorrerlo con los labios y con las manos. Tomo posesión de cada centímetro de su piel tal y como ella me ha pedido. Siento sus gemidos en cada poro de mi piel acrecentando aún más mi deseo. Llego a sus piernas y hundo mi cabeza entre ellas. Emily suspira en el momento en que mi lengua encuentra su sexo y empiezo a lamerlo despacio. La siento estremecerse entre mis manos. Por enésima vez esa noche no puedo esperar para unirme a ella, pero esta vez no me resisto. Vuelvo a buscar su boca con la mía mientras dejo que sus piernas se abracen a mi cintura. La penetro con fuerza y ella jadea con sus labios contra los míos. Eva ayuda con sus piernas a que cada vez me hunda más en su interior.

Siento como se agita un poco debajo de mi cuerpo y un segundo después me encuentro con la espalda pegada al suelo y con Emily cabalgando sobre mí. Ahora es ella la que marca el ritmo. Lo mantiene tan lento que creo que me voy a volver loco. Cambia a cada instante sus caricias, pero siempre un poco más rápido. Por un momento la veo resplandecer y sé que el mundo no existe ya para ella. Puedo sentir en su mente como el placer recorre su cuerpo. Eso desata mi propio placer y siento de primera mano lo que un segundo antes sentía a través de Emily. Nuestras manos se encuentran en ese mundo paralelo donde no hay nada más que nosotros dos y nuestros sentimientos.

Y ahora ¿qué va a pasar? ¿Volverás a tu columna? – pregunta Emily susurrando en mi oído.
Debo hacerlo. ¿Te gustaría quedarte conmigo?
¿Puedo?

Sólo si lo deseas realmente Emily me mira a los ojos… sé su respuesta.
Emily se despierta sobresaltada…aquel sueño era real. Lo había soñado cuando aún estaba en su casa… No era un sueño, era mi Destino.
Aturdida se fue a mirar en el espejo y se hecho un poco de agua en la cara.

Mi Destino…susurro para sus adentros. Tenía razón.

Tras haberme transformado tenía la necesidad de más sed de sangre…pero a la vez me sentía impotente ante la necesidad de escapar. Me tenia prisionera en la habitación, a oscuras, aunque eso no me era inconveniente, ya que podía ver perfectamente ante los cambios producidos en mí.

De pronto el ruido de la puerta se abrió lentamente…Era él. Vestido con un atuendo negro y en las manos llevaba una prenda de color blanca de mujer.

  • Pronto serán las doce de la noche y quiero que te pongas esta prenda, mi Emily – me dijo susurrando. Hoy es el día en que te convertirás por fin en lo que siempre he soñado. Te presentaré a los demás ángeles y a sus mujeres. Formaras parte de nuestro mundo, formaras parte de mí. Pero para ello debes primero pasar por el Ritual

  • ¿De qué me hablas?, ¿De que tipo de ritual?. Estoy confundida. Dime que quieres que sea para ti, o mejor dicho en el lugar donde me encuentro y al cual parece que no tengo salida – dije gimiendo

  • No hagas tantas preguntas. Pronto la Luna  llena se pondrá y tú verás con tus propios ojos a lo que me refiero. Ponte el vestido y píntate los labios   de color carmesí.  – le dijo extendiéndole un barra de labios.

Emily se vistió delante de él, quien a medida que se desvestía la miraba frunciendo los labios, como si la devorase con los ojos.  Al ponerse el vestido, Emily comprobó que era blanco y transparente, se le marcaban sus curvas y sus pechos resaltaban a la vista, ya que no llevaba ropa interior. Se sentía algo incómoda, era como se encontrara desnuda, tan solo le cubría una prenda que la transparentaba toda.

  • ¿A donde me llevas? – pregunto Emily con cierto temor.

  • Ahora lo veras. Sígueme y no me hagas más preguntas. Obedece y toda saldrá bien.

Siguieron caminando por un largo y siniestro camino en el que se podía percibir al fondo de éste una melodía…

3- El Ritual

La música me envolvía como si flotara en una nube, me sentía como poseída, inmersa en una nube.

Guiada por Ade, entre en una pequeña y oscura habitación. Tenía ante mí a varias mujeres jóvenes con sus ropas sugestivas y sexuales, sus ropas de carácter sugestivo, tenia el propósito de estimular las emociones sensuales de los participantes varones, intensificando así la energía adrenalina… Me dí cuenta con algo de temor que todos los presentes llevaban un amuleto con el sello del “Bafomet” o el tradicional pentagrama de Satanás.

Los hombres o mejor dicho los ángeles caídos llevaban una túnica allí, presentes en la sala ceremonial. Me sentía mareada, todos aquellas criaturas me estaban observando, devorando con sus ojos negros. Me sentía un punto diminuto. Todo estaba a oscuras.

Dos ángeles caídos me llevaron ante Ade, esperándome en medio de la sala. Cerré los ojos, sumergida en una burbuja flotante. Dejándome guiar por ambos ángeles que me llevaban a vuelo hacía el. En el centro de la sala. La atención de todos. Todos los ojos miraban a un solo punto: a mí.

Me encontraba en un altar trapezoidal de metro o metro diez de altura y cuatro metros de largo. La música seguía resonando en mi mente. Podía vislumbrar algunos cirios y velas blancas y otras negras.

Los cirios usados en el ritual venían a representar “La Luz de Lucifer” que es el Portador de la Luz. La del conocimiento y la razón, la “llama viva”y la del “Deseo Ardiente” y de “Las Llamas del Pozo Insondable”.

Un ángel Oscuro se acercó a mí y pude vislumbrar como los ojos de Ade se entrecerraban y acercándose frente a mí y mirándome con atención e interés pronunció: “Yo te conjuro, Emily por Lucifer, Luzbel y Satanás, por el poder de este mágico talismán que es imagen del que usaba el gran Salomón y por cuya mediación logró el dominio de la sabiduría de las. “Ciencias mágicas”, y de todo lo creado, para que aparezcas ante mi”. Dicho esto empezaron a crecerme unas alas; una negra y otra blanca.

Ade se puso ante mí, apartando a Key, así se llamaba. Me acarició lentamente siendo ambos observados por todos aquellos presentes; todos ángeles oscuros que presenciaban cómo yo Emily se convertía en uno de ellos.

– Repite cada una de estas palabras, mi Emily y formarás parte de nuestro clan; dijo Ade mirándome seriamente y deseándome a la vez.

Poderoso Satán, antiguo Señor del Mundo, esta noche estoy ante Ti para declarar y confirmar mi alianza contigo. Verdaderamente he tomado Tu nombre como parte de mí misma. Siempre ha sido así, pero he vivido mucho tiempo ignorante de mi naturaleza. Estoy agradecida de saber quién y qué es lo que soy. Estoy orgullosa de llamarme Satanista!

Poderoso Satán, estoy ante Ti con todo lo que tengo. Te ofrezco mis dones y aptitudes, mis talentos y capacidades, mis habilidades, mi vida. Y aún así no tengo nada que ofrecer que no haya sido Tuyo desde el principio, sólo con esta diferencia, que ahora soy consciente de Ti.
Dicho esto Ade empezó a besar a Emily sujetándola de las caderas y ofreciendole de beber una copa que en su contenido había sangre. Por las comisuras de Emily se podía percibir cómo finas líneas de sangre se deslizaban hacia sus senos y Ade no pudiendo contenerse le mordió con sus afilados colmillos trozos de la tela del vestido, dejando al descubierto de todos cómo la ansia y la lujuria se apoderaban de ambos.
Key seguía a un lado, sin moverse, pero irritado. Key era un mago que también había observado a Emily cuando ésta era pequeña pero al ver que Ade le pertenecía empezó a sentir celos y ese rencor hacía Ade empezó a surgir efecto; éste guardaba una fórmula en su habitación que daría a Emily cuando ésta se encontrara a solas.
Al día siguiente después del ritual Emily se encontraba mejor de lo que esperaba, muchas de las necesidades como humana habían desaparecido como por ejemplo el apetito, el cansancio…se notaba mucho mas ligera y hábil e incluso algo mas hambrienta de de sed y de amor hacia Ade, quien en cuyo momento le había dado temor, ahora se sentía a su lado la mujer o mejor un Ángel oscuro feliz.
Alguien tocó a la puerta y Emily creyendo que era Ade fue a abrirla demasiado rápida cuando sus ojos se toparon con los de Key; el mago de la noche anterior.
– Hola, preciosa. Tan solo venía a darte la bienvenida a nuestro clan…de nuevo. Los ojos de Key ardían con una intensidad que no era normal.
– Gracias, estoy bien – dijo Emiliy. ¿ Hay algo que pueda hacer por tí?
Key miró a su alrededor y todavía apoyado con una mano en la puerta y en la otra sujetaba un frasco. ¿Puedo pasar..o acaso interrumpo algo?
– Ade a tenido que salir, supongo que dentro de una hora llegara…
Emily se alisó sus largos y lisos cabellos que le llegaban al hombro y a Key le pareció un gesto muy sensual. Depositó en una mesita cercana el frasco y se quedó mirando a Emily con una mezcla de deseo y de rabia.
– Tú, Emily debías ser mi Eligida. No la de Ade!, dijo sulfurado
– ¿Cómo?…no te entiendo.
Y así como no quiere la cosa, Key se acercó un poco más a Emily quien empezó a sacudir sus alas a modo de defensa, aunque todavía no sabía muy bien como utilizarlas. Key acarició la dulce cara de Emily, y empezó a recitarle lo hermosos que eran sus ojos, su perfil, sus labios carnosos y suaves, deslizando poco a poco su dedo a través de su perfil. La miraba con deseo y a la vez con unos celos que en el habitaban. Inclino la cara y empezó a besarla. Emily se rebeló y en una violenta sacudida fue a caer torpemente dejando entrever unos de sus muslos. Llevaba una vestimenta exageradamente atractiva y sensual así como le habían obligado a vestirse, como todas las demás mujeres, sin objeción alguna.
Emily al caer se dió en el borde de la mesita, la cual Key había dejado el frasco que le hizo beber a pequeños sorbos, dejándola inconsciente, tan solo pronunciando sus últimas palabras:  Que ricas están estas aceitunas de Aragon
Al instante entró Ade, que al ver la escena, miro a Key con la rabia más profunda de su ser. Su Emily desmayada en el suelo y a Key que la sujetaba con ambas manos para desaparecer con su capa negra.
Ade quedó solo en la habitación con una misión por cumplir: rescatar a su Emily.
4- Venganza

Key se llevó a Emily a sus aposentos donde inconsciente se hallaba. Key mientras, la observaba, inmóvil pero detenidamente, su mente se encontraba algo lejos, estaba sumergido en pensamientos oscuros, siniestros y malvados. ¿Qué es lo que escondía o pretendía?. Fue acercándose a Emily quien todavía dormía. Cuando estuvo cerca de ella, sus ojos fueron recorriendo todo el cuerpo de Emily con una intensidad de rabía y de posesión.

Fuera, una tormenta se acercaba, pero no una cualquiera…La capa negra de Key ondulaba con el movimiento del viento, hasta cerrar éste la ventana. Se dirigió nuevamente hacía Emily, su Emily y con la yema de sus dedos fue recorriendo su cuerpo. Le deslizó el pelo hacia atrás, acariciando una marca de nacimiento en forma de una ala que tenía detrás del cuello. Sus párpados cerrados y sus labios entreabiertos le daban ese toque de sensualidad que Key hubiera dado lo que fuese para que Su Emily le hubiera pertenecido a él y no a Ade. Fue recorriendo las curvas de su cuerpo con lentitud, no quería despertarla, aún no. Quería disfrutar de ese momento de intimidad.

Key empezó a desabrochar la blusa y a a continuación a lamer los pezones. Uno a uno, despacio. Después de saborearlos uno de sus largos dedos fue deslizándose por la curva de su falda, haciéndola añicos. Inclinándose puso sus colmillos cerca de su tanga y de un tirón se deshizo de él, dejando a Emiliy desnuda. Pudo percibir que su pubis estaba húmedo, ansioso por ser deseado, sus pezones erectos y sus labios entreabiertos le decían que la hiciera suya.

La puerta se abrió y de ella apareció un mujer atractiva de mirada penetrante y labios liliáceos. Llevaba prendas exuberantes con una melena lácia y larga que le llegaba hasta la espalda. Iba de negro, con un escote hasta el nacimiento de los senos y una minifalda bastante corta, peligrosa si hubiese alguna ráfaga de viento.

– Sarah!, exclamo Key

– ¿Se puede saber que ocurre?, pregunto intrigada Sarah…¿Porque tienes a tu lado a la Elegida de Ade?. ¿Acaso no te basta con una?

– Te lo puedo explicar; titubeó Key

– Ya he visto demasiado, Key. Despierta a Emily; le dijo Sarah.

Quiero la verdad, le dijo Sarah a key y dicho esto Emily despertó. Se encontraba aún algo desorientada y pudo percibir primero las voces de Ade, la de Key y la de otra mujer que todavía ella desconocía. Después al verse desnuda se cubrió con lo primero que encontró; una sabana ligera pero al menos no era objeto de todas las miradas. Aturdida no sabía que habia ocurrido. Veía a Ade y a Key discutiendo con Sarah…

– Suéltala, maldito o te mataré; interrumpió en la sala Ade

– No podrás, soy mago y sé de trucos que ni tu ni otros podríais vencerme.

– No me das miedo. Entrégame a Mi Emily; es una orden

– Para empezar tu no me das ninguna orden, Ade. Emily me pertenecía mucho antes que tú. Ella no debía ser tuya.

– Lo que estas es celoso!, le espetó a la cara Sarah…

Os voy a relatar la verdad; hace muchos atrás un ángel caído de nuestro clan tuvo que bajar a la Tierra. Su nombre era Zorian; el padre de la que tenía que ser mi Emily.

Todos quedaron boquiabiertos y Emily escuchaba con los ojos como platos la historia que narraba Key. Zorian era su padre. ¿Pero, acaso era un ángel?. Todo le daba vueltas.

Como decía; Zorian como he dicho cometió un error. Nuestro “Mayor”, en cierta ocasión le dio la orden de bajar a la Tierra para conquistar a una humana; su deber era engendrar a un ángel caído, como nosotros para así seguir procreando y consiguiendo mujeres. Pero tuvo a una hija, cuando todos esperábamos un varón.  Al nacer Emily Zorian consiguió acordar un acuerdo con el “Mayor” y era que Emily fuera creciendo con Zorian. Con unas condiciones por supuesto: que Zorian no volviera a subir a nuestro Reino, a nuestro clan y que Emily, hija de Zorian fuera Mi Elegida. Pero se incumplió esa norma y por eso tuvimos que eliminar a Zorian…Emily solo tenía ojos para la estatua donde reposaba Ade, y en su rincón, en su jardín fue creciendo, dejándome a mí al otro lado.

– Tú mataste a mi padre!!!, cobarde. Ahora lo entiendo todo, maldita sea; se arrodillo llorando y maldiciendo Emily.

– Cariño, estas a mi lado y no permitiré que Key te ponga más una mano encima. Lo voy a matar por ti; esas últimas palabras resonaron en la estancia como un eco.

– No puedes matarme, Ade. Yo soy mejor que tú. Insuperable..

– Sí insuperable, pero no a un elemento; al fuego. Y Ade con una energía que hizo vibrar la estancia hizo reaparecer sus alas color negras y la tormenta que amainaba fuera no dejo de cesar, al contrario, aumentaba cada vez más y más…Sus alas empezaron a tener un brillo especial, color anaranjado. Cerró los ojos y de un movimiento tan rápido le dió un puñetazo a Key, quien cayó de rodillas inesperadamente. Entonces Ade aprovecho la ocasión, estaba listo. Sabía, confiaba en que podía hacerlo y de sus labios pronunció unas palabras ininteligibles y llamó al fuego.

El fuego se apoderó de Key. Poco a poco sin poder apartarse de él ni luchar siquiera, el fuego tenía atrapado a Key quemándolo poco a poco, tenía que sufrír. Había muerto al padre de Emily y ahora se quería apoderar de ella..y cuando Ade promete algo lo promete: mataré a Key y quemandolo vivo en cenizas se convirtió.

Emily corrió enseguida a los brazos de su Ade. Se unieron en un silencio sepulcral e unieron sus labios fusionándose en uno solo.

Sí, ésa soy y seguiré siendo, Emily la Elegida de Ade. Convertida soy en un Ángel Caído, orgullosa de serlo y fiel a mi marca de nacimiento del ala que tengo en la espalda. Tal vez mi padre me negó en su momento la verdad, pero ahora la sé e aquí me encuentro en su mundo, en mi mundo, junto a Ade, mi compañero, mi amante y yo su fiel servidora a sus deseos.

 

Anuncios
Categorías: Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s