El Castillo de Cristal I, by Neus Sintes

¿Quién cree en la mágia y en los seres diminutos?. Os voy a relatar como en un lejano paraje donde hermosas flores florecían y todo era puro y agradable, cómo se respiraba el aire de la naturaleza. Cómo podías contemplar sin ser molestado, acostado en la yerba, absorto en tus pensamientos y ver en el cielo azul cómo las nubes iban cambiande de formas…y así toda una eternidad…Pero la felicidad por desgracía no es para siempre…O si?. Tan solo si se crees en ella y tienes fé en uno mismo.

El castillo de Cristal…os preguntaréis porqué se llamaba así y quién vivía en él.

En un recóndito país muy lejos del que vivimos nosotros, existía un castillo de cristal habitado por la Princesa Nieves con sus dos hijas; Delicia la mayor y la pequeña llamada Deseo. ¿Os preguntareís cómo era posible que de cristal fuera el castillo?.  así era. Pero eso sucedió más adelante.

Nieves tuvo la mala suerte de nacer bajo la sombra oscura de una madre cruel y sin corazón. Una mujer dominante que quiso gobernar y hacer de su palacio lo que le viniera en gana, el Rey un hombre bueno, de carácter más pacífico fue cediendo sin darse apenas él cuenta a los caprichos de su mujer. Pero no todo el mundo cedió ante los deseos y caprichos de la Reina. Nieves, su hija no quiso convertirse ni ser dominada como lo era su padre. La rabia la consumía por dentro. Ver qué había sido de su padre, un hombre decidido con opiniones propias a verlo reducido a obedecer a una mujer que llevaba el signo de la oscuridad…

A medida que fue creciendo fue sumergiéndose en un mundo paralelo al que vivía. Un día, en el que el ambiente estaba muy tenso, huyó. Se fue del palacio. Nadie la podía retener si se daba prisa y corría como quien huye del diablo. Y en parte así era. Huía de la sombra oscura de su madre.

Por el camino se cruzó con un anciano de mirada tranquila y profunda que la miró y le dijo:

-Hola Nieves; dijo el anciano que se encontraba sentado bajo un árbol

-¿Quién eres?, pregunto ella

-El quién soy no importa…lo que si es importante es que escuches atentamente lo que te voy a decir; evita toda sombra oscura, hay una que te está persiguiendo…usa tus dones que te han sido concedidos y que todavía no sabes que los tienes. No te fíes de aquellos que te quieran guiar por un camino; sino de aquel que te va a salvar de él.

Atónita Nieves no supo que contestar:

-Dones…¿Cuales?

-Sólo tu misma podrás averiguar con el paso del tiempo. Los dones que recibiste al nacer por tus hadas. Hadas que sólo tú conocerás a través de ti misma, en tu interior.

-No serás una alucinación, verdad?..fruto de mi imaginación.

-Soy real, pero te conozco desde que naciste. No preguntes más. Y así como habló, fue desapareciendo poco a poco de donde estaba.

Aturdida se pregunto quién era ese anciano…y sin poder quitarse de su cabeza lo que le había dicho, siguió avanzando sin darse cuenta de que pronto anochecería y no tenia cobijo donde guarecerse. Había oscurecido y a lo lejos diviso un bosque en el que se adentró e invadida por un sueño profundo se durmío bajo un árbol.

Se despertó en mitad de la noche envuelta en un manto de niebla y una luna llena que la observaba. A lo lejos pudo cómo el silencio de la noche despertaba con los aullidos de un lobo gris. No sabía a qué distancia de ella podía estar el lobo…pero aún así no le temía. Sabía por naturaleza que los animales perciben el medio. Unos ojos verdes se acercaron a ella con pasos silenciosos, hasta cobrar forma. Era el lobo gris que antes había aullado. Rodeo a Nieves y ésta sin inmutarse, como quien está al lado de su mascota por asi decirlo, se deja llevar por aquella criatura de la noche sin miedo alguno.

El lobo gris en un susurro le djo:

-Vente conmigo y te guiaré por un lugar más seguro. Y llevándosela en su lomo la condujo hacia un sendero que daba a un castillo. Un castillo de cristal.

Pasaron varios y meses y Nieves se había acomodado en el castillo inhabitable. Sólo lo habitaba ella y de vez en cuando su amigo el lobo se acercaba por las noches y le hacia compañía. Le hablaba de su pasado, de lo que fue de su manada al ser amenazada por unos humanos. Con el tiempo Nieves aprendió a entenderse con los animales y a percibir que ella nunca tendría frío, poseía un dón mas y era el del no saber que era el frío por eso vivir en un castillo de cristal no le suponía ningún problemas…

Cierto día apareció por esos lugares, montado en un caballo blanco un caballero proveniente de otras tierras. Al ver a Nieves con un lobo, se sorprendió este de que no estuviera asustada y como caballero que era su instinto fue sacar su espada para defender a esa hermosa dama que cerca de un lobo se hallaba….

-Aléjate!, le reprendió al lobo con su espada

-Alto!, ¿pero que haces?, le espetó Nieves

-Pero…es un lobo, te puede hacer daño. A los lobos hay que atacarlos o sino ellos te matan.., dijo sorprendido ante la actitud de ella.

-Él es mi amigo en cambio yo a tí no te conozco..¿que haces por estos lugares?

-Eso mismo te iba a preguntar…dijo perplejo. Mi nombre es Axen. Vengo de muy lejos y nunca había reparada en ese lugar. Ni mucho menos hallarme ante una chica como tu junto a un lobo que es tu amigo…

-El me a salvado de un lugar del que tuve que  huír. Mi mundo es este.

Cuando Axen hubo comprendido la situación, éste se encontraba a punto de marcharse con su caballo cuando de repente dio media vuelta y preguntó:

-¿Puedo quedarme? dijo sin pensar.

Nieves miró a los ojos del lobo y éste con un gesto de movimiento asintió.

Pasaron los años y en el castillo se oían risas y gritos de niños jugueteando con bolas de nieve…Nieves había tenido dos hijas. La mayor Delicia y la pequeña Deseo. Ambas estaban jugueteando y dando gritos mientras el lobo y ella seguían cerca de la chimenea que les proporiconaba calor…bueno al lobo porque ella no lo necesitaba. Axen había salido a cazar algo para comer. Se parecia más a Deseo que a Delicia..en cambio el lobo tenia un parentesco con Delicia…y Nieves sabia que en un momento dado antes de que apareciera Axen, entre Nieves y el lobo hubo un acercamiento diferente. Sus miradas se cruzaron y se miraron entre sí…Nieves tenia un vincúlo con él que no se podía explicar…

¿Os acordáis de las hijas que tuvo Nieves?…Pues bien, os narraré lo que sucedió hace unos años. Ahora ya han pasado siglos de lo que ocurrió en el Palacio de Cristal. Delicia la mayor, nació bajo el don Poder del lobo. Delica era una niña muy lista e introvertida pero también muy investigadora e hizo amistad con su amigo el lobo. Nix; le llamó ella. Su hermana Deseo tenia el Don de Guerrera, heredado propiamente de su padre un caballero que le enseñó a manejar ya de bien pequeña la espada y a defenderse de cualquiera…
Delicia por su instinto, seguía más los pasos de Nix, el lobo. Lo adoraba, era su Nix. Y la Felicidad reinó hasta que Nix falleció cuando se fue de cacería y se encontró con quien no debía en el lugar equivocado…con un humano.
Delicia lloró mucho su muerte al igual que todos. Pero juró que se vengaría de todos aquellos seres humanos que se atrevieran a pisar las tierras donde su madre Nieves y su familia vivían. Se iba a vengar y eso se produjo tras un acontecimiento sorprendentemente a ojos de su madre de su hermana quien sorprendidas, tuvieron que verlo de nuevo: Delicia una noche de luna llena, salió fuera donde la luna brillaba con una intensidad inmensa y Delicia mirándola, se relajó y tras unos minutos de mirarla su cuerpo fue transformándose en una bella loba blanca de ojos verdes, cuya mirada proclamaba venganza a todo humano que se pisara estas tierras.

Pasaron muchos largos años, cuando parte de la promesa que hizo Delicia en sus tiempos se cumplió. Ahora nadie se atrevía a pisar aquéllas tierras, aquel bosque, tenebroso por muchos por eso evitaban pasar por allí…En el Castillo de Cristal Delicia formó lo que perdió Nix en sus tiempos: Delicia llegó a formar una Nueva Manada de lobos y lobas. Una Nueva generación donde los lobos eran mas poderosos y fuertes que adoraban a un Dios llamado Nix.

También vivía en él su hemrana Deseo; quien se convirtió gracias a las clases dadas por su padre en una gran Guerrera. Protectora del Castillo y de su hermana Delicia y de la manada que había conseguido formar.

–Oh, Nix. Lobo de entre todos los lobos. Jefe espiritual que formaste parte de mí, de mi vida y de mi ser…He creado una nueva manada. Manada que por desgracía perdiste siendo tú muy joven. Esta manada es parte de tí. Todos te adoramos, estés donde estés…; y un aullido ser perdió en el horizonte, un aullido dedicado con amor a Nix; quien le enseñó todo lo que ahora ella sabe.

Delicia, una hermosa loba blanca de ojos verdes como los de Nix…paseaba entre los suyos con aire tranquilo, sobreando el aire que soplaba y recordando a su madre Nieves, como la Divina y mejor madre que tuvo. Apenas cerra los ojos cuando un cazador asomó por allí con aire pensativo y sin saber donde estaba pisando…

–Sal de aquí sino quieres ser hombre muerto!, respondió Deseo; amenazándolo con su espada

–Pero… Pero…, quien sois vos para tratar a un hombre como yo; dijo titubeando

–Soy Deseo, hermana de Delicia; la loba blanca cuyo territorio esta pisando ahora mismo. Y sera hombre muerto sino sales de él o mejor dicho…serás comida para los de nuestra manada.

–Esto es de locos!…yo me largo

–No vuelvas jamas o sino mi hermana no volverá a perdonarte la vida; dijo susurrando Delicia

El cazador la vió, la oyó y sin más que decir tropezando dos veces más se alejo del Castillo de Cristal.

Delicia ahora podía dormir en paz, sabía que había cumplido con su deber. Sus ojos se posaron en la montaña en la que vivían y en los bosques frondosos y espesos y se dijo para sí: Nix, descansa en paz.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s