El secreto de mi alma gemela, by Neus Sintes

Iker se encontraba de paseo con sus padres. Era un día de invierno y apenas había gente por las calles frías de Madrid. Iker era un niño muy activo de unos seis años de edad, cuyos ojos azules perseguían y observaban cualquier cosa que se moviera a su alrededor además de ser un niño muy listo y curioso. Se encontraban cerca de un parque, apenas sin niños ni ambiente, pero Iker insistió tanto en ir a jugar aunque hubiera pocos niños que sus padres cedieron.

  • Esta bien, pero solo un poco, y luego nos vamos, le reclamó su madre. Está oscureciendo y pronto nos iremos a casa

  • Déjalo, María. No te preocupes, le dijo su marido. Mientras, ¿ porque no vamos a tomr un café al lado de la plaza, mientras juega un ratito?, propuso Pedro, su marido.

En el parque tan sólo quedaba una niña y él jugando y otro niño algo más alejado cerca de los columpios que se estaba balanceando…Iker se dirigió hacia el niño que estaba solo balanceándose, como si fuera e viento quien lo empujará hacia adelante y hacia atrás, impulsándolo y elevándolo cada vez más alto. Al acercarse Iker el niño del columpio fue amainando dejando el columpio parado hasta que Iker ocupó el que estaba a su lado.

Hubo un momento de silencio. Quedarón ellos dos solos y las hojas de los árboles empezarón a moverse y una brisa empezo a envolver el ambiente. Iker se encontraba diferente…se encontraba distinto, tenía una sensación de que conocía a ese niño, que aunque tuviera la cabeza agachada y no pudiera verle su rostro le era familiar…

  • hola!, se apresuró a decir.

-hola, Iker…,le contestó el otro niño.

Una sorpresa se llevó Iker al reconocer esa voz, se parecía muchísimo a la suya y..¿como sabía su nombre?

-Oye…¿Cómo sabes mi nombre?

Lentamente el niño que seguía con la cabeza agachada fue irguiéndose poco a poco hasta que sus miradas se cruzaron e Iker se vió reflejado en su propio rostro. Terror, pánico, sorpresa, curiosidad. ¿Como era posible que ese niño se asemajara, fuera iguel que él?

  • No tengas miedo, le calmó. ¿sabes guardar un secreto, Iker? le pregunto muy serio.

  • Sí, respondió éste temblando

Y posando las manos sobre las de Iker, cuyo tacto no percibió, le dijo: Soy tu gemelo. Mamá y Papá nos tuvieron a nosotros dos. Me hubiera llamado Sergio pero desgraciadamente me perdí por el camino…Una lágrima transparente casi invisible resbaló de la mejilla de Sergio. Puede que me tomes por un loco o simplemente no me creas pero necesitaba contartelo, decirtelo cuando estuvieras solo.

  • Espera un momento, le detuvo Iker. Eso significa que tu eres mi hermano gemelo!, pero ¿porque puedo verte y tus manos me transpasan las mías?

  • Iker los gemelos siempre tienen que estar juntos, deben mejor dicho, aunque yo no esté en la tierra y sea para tí un alma. Eso sí, eres el único que me puedes ver y el único con el que puedo hablar. Sé que es algo precipitado y una cosa que no te esperabas ya que estas cosas no suceden cada día.

  • Yo…tartamudeo Iker. No se que decir. Guardaré el secreto o tengo que decir; nuestro secreto. Ahora sé que es tener un hermano, aunque de forma diferente.

  • Estaré a tu lado si lo quieres, si me necesitas lo que en ocasiones desaparecere y volvere a aparecer y tú me verás. ¿Me crees?

  • Sí te creo. Es dificil entenderlo pero sí te creo. Somos iguales. Te quiero, Hermano.

Y en un profundo silencio se fundieron en un eterno abrazo que para Iker y Sergio hubieran permanecido as toda la noche de ser por sus padres que llamaron a iker

  • Iker, vamos a casa..pero que haces!. Te has enredado con el columpio?.

  • Ya voy, grito éste.

Antes de irse, Sergio lo miró: Prométeme que guardaras el sescreto. Te lo he dicho ahora porque sabia que podia hacerlo.

Claro que lo guardaré, le contestó Iker con una mirada profunda de amor hacia un hermano que nunca hubiera imaginado tener.

Desde aquélla tarde de otoño en que Iker averiguó parte de su vida oculta, habían pasado tres meses. Sus padres desde entonces habían notado un comportamiento extraño en él. Muchas fueron las ocasiones en que le veían jugar solo, haciendo como si estuviera jugando con alguien más, como en el caso del parchís; el movía sus fichas y luego movías las del otro jugador o jugando al escondite…y demás juegos.

También fueron muchas las veces que le veían hablar solo o reír sin que nadie estuviera a su lado.
Esos fueron los motivos por los que sus padre empezaron a preocuparse y llevarlo a un psicólogo con ningún resultado. Todos decían lo mismo: tiene un amigo imaginario, muchos niños de su edad los tienen, sobre todo los que no tienen hermanos…no hay motivo de preocupación. Pero sus padres sí estaban preocupados y lo seguírian hasta averiguar qué le ocurría a su hijo por sus medios, ya que los psicológos parecian no haber sido de gran apoyo.
– Iker, hijo mío. ¿te encuentras bien?, le preguntó su madre
– Claro que sí, mamá!, nunca me había encontrado tan bien, ¿porqué?
– Por nada, por nada…dijo dubitativa
María no podía conciliar el sueño y Pedro se encontraba apoyada con una almohada leyendo un libro, cosa que hacía casi todas las noches después del largo día en el trabajo; era para él una forma de relajarse.
– ¿te encuentras bien, María? preguntó el marido, a sabiendas de que no lo estaba
-¿Tú que crees?, le dijo a modo de reproche, María, sin enfadarse con el; obviamente, sino de preocupación. Me encuentro muy preocupada, ya sabes porqué, no hace falta decirlo.
– Lo sé. Le he estado dando vueltas, María. Y mirando muy seriamente a su mujer le dijo algo que rondaba en su mente. Tal vez me equivoque o no, pero mi abuela fue gemela y….
– No hables de gemelos!, por favor, Pedro. Ya sabes lo que nos sucedió, dijo histericamente María.
– Tranquila. No me has dejado hablar. Tan solo queria decir que mi abuela, escúchame si quieres sino, no lo hagas. Piensa en Iker y en las posibilidadse que tenemos para ayudarlo.
– Te escucho, dijo algo mas tranquila María, sin evitar que el tema le afectara.
He estado leyendo un artículo y digo que puede nos ayude como no, pero solo estoy pensando en le bien de nuestro hijo; Iker. ¿De Acuerdo? y mirándola profundamente  y seriosamente a los ojos la abrazó con una ternura que solo les pertenecía a ellos y que solo ellos podian entennder.
“La separación de gemelos unidos es un tema altamente debatido, tanto por razones éticas como por razones morales. La separación usualmente implica el hecho de sacrificar a uno de los gemelos, a fin de salvarle la vida al otro, y por esta razón, dicha práctica puede ser considerada como carente de ética o como algo immoral. “.
Por otro lado, María también hay una cosa que es paranormal y es que nosotros no podemos entender a Iker en según que cosas…
– A qué te refieres?
– A que ellos; sí digo ellos, María. ¿De acuerdo?. Ellos pueden verse y entablar una comunicación que nosotros no podemos percibir ni ver ni tocar ni demostrar. No me des esplicaciones de cómo yo he podido llegar a esta teoria pero de alguna manera he visto a mi hijo y está actuando como lo hacía mi abuela, que en paz descanse. Ella fue como nuestro hijo…fue gemela y por desgracia nosotros hemos pasado lo mismo que tuvo que pasar mi bisabuela y bisabuelo.
A Iker le ha sucedido lo mismo. Lo aceptes o no, María. El comportamiento de iker es el mismo que el de mi abuela. Habla sola a nuestros ojos pero no en los suyos. Ella ve a su gemela.. Lo mismo que nuestro hijo.
-Silencio-
Que Iker siga con su vida, sin preguntarle, sin acosarle…Es su vida y…tiene a un hermano. Uno que es exactamente igual que él.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s